Category Archives: Firmas Invitadas

Loading
loading..

Conócete a ti mismo

Ignacio Sestafe.

Cuando se comienza el proceso de un cambio profesional, bien de forma voluntaria o bien forzado por otras circunstancias, se comienza un viaje que no sabemos bien a dónde nos va a llevar ni cuánto tiempo va a durar. Si, además, este cambio se produce con una importante experiencia profesional acumulada, la complejidad aumenta.
Y en esta situación compleja, es donde la ayuda profesional puede marcar una diferencia importante.
Habitualmente, solemos necesitar más ayuda de la que creemos y hay que admitir que no siempre nos resulta fácil dejarnos ayudar.

¿Ayuda profesional? ¿Para qué? Pues para conocerse bien a uno mismo, algo que, en la antigua Grecia, en Delfos para más señas, ya aconsejaron los padres de la filosofía.

Marta y Marisa realizan un extraordinario trabajo ayudando a muchos profesionales a poner en orden todo su bagaje profesional: su experiencia, sus habilidades, sus logros y hasta sus emociones. El taller de orientación, las sesiones, las reuniones……. son herramientas que dominan y que son determinantes para trabajar en la preparación de un plan personal.

El trabajo sobre este plan permite formular adecuadamente quiénes somos y nos ayudará a enfocar hacia dónde queremos dirigir la próxima etapa del viaje.
Compartir la experiencia con otras personas, desde una perspectiva totalmente colaborativa, también supone otro apoyo importante en este autoconocimiento.
Por último, mi sincero reconocimiento y agradecimiento al trabajo de Marta y Marisa, por su labor de asesoramiento y ayuda a tantos profesionales excelentes.

Mi Búsqueda

Pelayo Goizueta.

Cuando en mayo de 2017 tomé la decisión de abandonar mi empresa, la empresa que había lanzado junto a mi socio cuatro años atrás, y en la que tanto esfuerzo e ilusión había depositado, supuso un trago amargo, difícil de asumir….pero había que hacerlo, y sobre todo había pensar en la forma de hacerlo.

Al principio se me vino el mundo abajo; no me lo podía creer… ¿Otra vez a buscar?, ¿Ahora que pensaba que nunca más iba a tener que hacerlo?…..¿Y cómo empiezo?; ¿A quién llamo?; ¿Qué le digo?…..Bueno, el caso es que empecé a llamar, fundamentalmente a contactos profesionales y amigos, pero sin mucho orden, y sobre todo sin un discurso claro. Pedí ayuda también a alguien para que me ayudara a mejorar mi CV y carta de presentación…..pero aún así no estaba obteniendo los resultados deseados. Me ponía como disculpa que era junio ya, que la gente estaba más pensando en verano, que por eso tampoco me estaban haciendo mucho caso……pero en el fondo sabía que algo no estaba haciendo bien, y que si no empezaba a utilizar una estrategia adecuada, muy probablemente los resultados no llegarían. En este punto es cuando me acordé de Marta y de Marisa. Ya había hablado con ellas – e incluso había hecho el POP (Programa de Orientación Profesional)- en el año 2012, y aunque en su día no les había hecho mucho caso, su método sí me había parecido interesante, y supe que posiblemente algún día me vendría muy bien.

Así, a la vuelta decidí retomar el proceso de búsqueda. Me quedó clarísimo que mi discurso era muy poco convincente, era confuso y transmitía poca seguridad. A partir de ahí, empecé las reuniones individuales con Marisa, y el discurso fue mejorando, así como la seguridad en mí mismo, el orden, la estrategia……Pero sobre todo desde el principio me quedaron tres cosas muy claras que desde Marta y Marisa me transmitieron:

  1. El proceso de búsqueda de empleo implica preparación; y preparación a conciencia: hay que tener preparado el discurso para cualquier momento (por la calle, por teléfono, con un amigo, con un contacto profesional,….) porque nunca sabes dónde te va a poder surgir la oportunidad, y hay que estar siempre Hay que huir de la improvisación.
  2. No hay contactos malos; sólo son malos los que no se hacen. La oportunidad de tu vida te puede llegar del sitio y de la persona más insospechada; por eso cuanto más gente sepa que estás buscando – y por supuesto lo que estás buscando – mucho mejor.
  3. Y por supuesto: constancia, constancia y constancia

Con estos tres conceptos muy claros, “me puse las pilas”, y empecé a llamar, a quedar con gente, a mandar emails, a contactar por linkedIn….muchos días eran frustrantes, pero sabía que era el camino y que tarde o temprano iba a llegar. Mientras tanto, por supuesto, Marisa me iba ayudando: pulíamos ciertos aspectos de mi discurso, me comentaba en qué momento hablar con determinada persona…..pero siempre estaba ahí, para ayudarme, para echarme una mano….como también lo han estado las personas a las que he conocido.

¡¡¡¡¡Y finalmente llegó!!!!; primero una oferta que no me satisfizo plenamente; pero después la definitiva, y antes de que hubieran pasado tres meses de haber empezado mi búsqueda aplicando una nueva estrategia..

Marisa, Marta y María José, y por supuesto el resto de personas que me han ayudado…muchísimas gracias….sin vosotros esto no lo hubiera logrado!!!. Sólo espero poderos devolver algún día el favor y la ayuda prestadas.

Gran aprendizaje

Por Teresa Burgos.

Cuando un amigo me sugirió que fuera a ver a Marta, pensé que era imposible que pudiera ayudarme: si no sabía qué quería hacer con mi vida y además con “esa trayectoria tan rara que había llevado después de la crisis y que había destrozado mi carrera profesional”. Pero como no tenía nada que perder fui a verla. ¡Y menos mal que fui! Marta y Marisa me han ayudado a dar un giro en mi vida tanto profesional como personal.

Lo primero que vi cuando hablé con ella, y luego me apunté al grupo, es que no era la única persona en esta situación: gente brillante, con unas carreras impresionantes tenían las mismas inseguridades. Como no paraba de repetirnos, ahí estaba nuestro “saboteador” intentando boicotearnos. Y a mí me boicoteaba mucho. En el taller no fui capaz de contar mis últimos años profesionales. Imposible. No era capaz. Tuvo que salir Marta a contar mi trayectoria profesional. Y cómo la contó!!! No era posible que lo que ella expresó fuera lo que había hecho yo en mis últimos 8 años. Pero sí. Era justo eso. Y la razón fundamental era que ella sí se lo creía y yo no. Qué arraigado estaba Mi “saboteador”.

Así que me puse a trabajar con Marisa. Empecé por una labor de introspección enorme, donde tenía que:

1) Encontrar varios logros en mis distintos trabajos. Logros! Pero si yo era financiera y no había tenido logros. Y además cuantificarlos!!!. !!!. Gracias a Marisa, y después de darle mil vueltas, me di cuenta de que sí había tenido logros en mis trabajos. Y así los plasmé. Y no estaban mal.

2) Decidir qué trabajo quería y en qué sector… Y yo qué sabía!! Lo que surgiera. Donde fuera. Bastante había hecho con tener claro que quería volver a trabajar por cuenta ajena. Me había costado 8 meses decidirme y no bastaba con eso!. ¡¡¡¡Tenía que decidir qué puesto buscar y en qué sector!!!! ¡Imposible!. Pues sí. También gracias a Marisa, puse foco y definí qué posición buscaba y en qué tipo de empresa

3) Poner en valor toda mi trayectoria. Puff. Los 15 primeros años: carrera corporativa en empresas multinacionales de diversos sectores. Vale. Relativamente fácil. Pero desde 2009. ¿Cómo podría servir a una empresa mi experiencia posterior? Había montado una franquicia educativa (nada que ver con el mundo financiero corporativo), luego trabajé unos meses en el extranjero (en operaciones), a la vuelta llevaba año y medio trabajando por proyectos como consultora freelance en pymes. Menudo batiburrillo. O al menos era lo que sentía en ese momento y, por tanto, lo que transmitía. Y de nuevo, ahí estuvo Marisa, consiguiendo que me diera cuenta de todo lo que había aprendido en estos años, de lo que me había curtido, de las experiencias que había vivido… Le costó, pero consiguió que lo valorara y me lo creyera.

Una vez que me sentí preparada, salí al mercado. En ocho meses me reuní con 104 personas. Todas las semanas planificaba a quién iba a ver y a qué eventos iba a asistir(compaginándolo con algún proyecto que conseguía como freelance). Tras las visitas, apuntaba cómo me había ido y analizaba los consejos que recibía. Era fundamental vencer “el síndrome de la agenda vacía”, tenía que ocuparla de forma útil y estructurada. En ese camino tuve momentos muy buenos (varios procesos a la vez, conocer a gente que te recibía y aconsejaba de manera totalmente desinteresada) y momentos muy malos. Y en todos ellos Marisa siempre estuvo presente para animarme, ver qué errores había cometido… Sin ella, habría sido imposible.

Para mí lo más difícil de este proceso fue la gestión de las emociones: vivir en una permanente montaña rusa, con subidones cada vez que tenía una entrevista y bajones cada vez que se caía un proceso. Pero mirándola con perspectiva, ha sido una época de mi vida muy positiva, de gran aprendizaje, que disfruté (sin darme cuenta), y donde he conocido a gente interesantísima.

Marisa y Marta, gracias, gracias y mil veces gracias.

Descubrimiento

Por Juan Monedero.

Hacer un cambio de rumbo profesional es un fortísimo punto de inflexión. Tanto si es buscado como inesperado, supone entrar en un entorno completamente nuevo y desconocido.
Sin embargo, es curioso cómo ante este nuevo entorno actuamos de manera diferente a como lo haríamos en nuestras funciones habituales. Utilizo  el plural de primera persona (casi de manera inconsciente) porque he aprendido que lo que me ha pasado a mí no es mi caso sino la norma general.
Si en nuestro trabajo nos encontramos ante una situación totalmente desconocida, buscamos ayuda. Porque sabemos que a pesar de nuestra experiencia nos enfrentamos a algo nuevo.
En cambio, ante un cambio profesional, infravaloramos que estamos ante un entorno totalmente desconocido. No somos conscientes de que no tenemos el conocimiento ni mucho menos las habilidades necesarias para tener éxito. Finalmente, no nos damos cuenta de que se trata de un proceso muy interactivo con otras personas (posibles empleadores, head hunters, contactos, …) y que sin ayuda no vamos a poder tener feed-back de si lo estamos haciendo bien o no, de qué impresión causamos en los demás.
Cometí todos estos errores (y muchos más que no cito),  uno tras otro, hasta ser consciente de que simplemente estaba en un entorno desconocido y que esa era la causa de mi baja eficiencia y nula eficacia.
Y entonces contacté con Marta y su equipo. Marta y su equipo tienen el conocimiento de cómo funciona el proceso de cambio profesional. No hay mejor manera de conseguir un salto cuántico en eficiencia y eficacia. De repente te das cuenta de que el entorno ya pasa a ser conocido, y entiendes lo que va mal y lo que va bien. Y puedes actuar para corregirlo.
Marta, Marisa, ha sido  un placer ser alumno. Gracias por ser las mejores maestras.

Digitalización, Empleo y Futuro.

Marta Gil-Casares.

El pasado martes 13 de junio, fecha elegida con toda la intención, me acompañaron mi familia, amigos, colegas y una extensa representación de los 53 entrevistados que aparecen en nuestra obra, en la presentación de mi último proyecto, el vídeo-libro “Digitalización, empleo y futuro: conversaciones con CEO’s y Directores Generales” que he llevado a cabo junto a Paula Fuentes.

Es una edición sin ánimo de lucro cuyo objetivo es compartir la opinión y visión de los máximos responsables de un elenco muy diverso de empresas y sectores -gran corporación, empresa familiar, start-ups, inversores privados, tercer sector y profesionales independientes (arquitectos, médicos, estrella Michelin y consejeros independientes)- respecto de su experiencia individual y corporativa abrazando la era digital. El objetivo es compartir experiencias y aprendizajes que la era digital demanda a nivel de estrategia de negocio y competencias y perfiles que se demandan.

La generosidad de todos ellos con su tiempo y conocimiento, su disposición a ser grabados -ya que se trata de un formato vídeo que facilite la video lectura- y la idea de Paula al invitarme a involucrarme, me han confirmado la opinión que siempre os traslado desde esta tribuna: todo el mundo, incluso yo, puede alcanzar lo que se proponga.

marta-gil-casares-coachin-linkedin-digitalizacion-empleo-y-futuro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quiero asimismo agradecer el trabajo tan completo y dedicado del equipo de nuestra editora Walters Kluwer, con su CEO a la cabeza, Vicente Sanchez; la disposición del equipo de Casa Club; la preparación y presentación del periodista Daniel Seseña; el trabajo de detalle de Ana Lumbreras; el diseño y desarrollo de nuestra plataforma web a cargo de Juan Carlos Lopo y por supuesto la colaboración estrecha en la realización de este proyecto con mi co-autora Paula Fuentes sin el que no hubiera sido posible.

Los vídeos son caseros, hechos con la cámara de mi hijo Juan en imagen fija y con un sonido muy mejorable, lo sé pero esa es parte de la gracia. Su duración, en torno a 18 minutos. Los iremos publicando con carácter periódico y agrupados por sectores de actividad. Hemos querido arrancar con el vídeo de presentación que os podéis descargar a través del link adjunto así como visualizar la primera entrevista a Eduardo Serra (www.digitalizacionempleoyfuturo.com<http://www.digitalizacionempleoyfuturo.com>)

Para descargar el video libro por favor seguir las siguientes instrucciones:

  1. Identifícate con nombre de usuario y contraseña. Si aún no estás registrado, por favor date de alta de forma gratuita en smarteca pinchando https://tienda.smarteca.es/

  2. Busca la obra ” Digitalización, Empleo y futuro” en el buscador que aparece arriba a la   derecha

  3. Una vez aparece la obra, pulsa el botón “Comprar en digital” y aparecerá el mensaje “El producto ha sido añadido a su cesta”.

  4. Pulsa el botón “mi cesta” y después pulsa en “comprar” para seguir con la descarga gratuita.

  5. Una vez identificado, accede a “mi cesta” para completar la descarga.

  6. Terminado el proceso, pulsa en “Biblioteca” para ver tu obra.

Espero que disfrutéis tanto como lo hemos hecho todo el equipo y el proyecto!

Un abrazo, Marta

Descubrimiento

William Foley.

Al sentarme a escribir este blog, lo primero que me viene a la cabeza es la diferencia radical en el antes, y el después del proceso profesional vivido estos últimos meses. Hoy creo haber encontrado esa persona que Marta y Marisa vieron desde el primer momento y que me ayudaron a descubrir.
En mayo de 2016, recibí una llamada – inesperada para mí – que resultó en mi salida de un gran grupo tras 12 años intensos y maravillosos. Lo primero – que supongo nos ocurre a la mayoría – fue una sensación repentina de vacío absoluto.
Aquí tengo que agradecer enormemente la oportunidad de poder incorporarme al método MGC. Era consciente de la necesidad de reaccionar, pero también de que necesitaba ayuda para ello. No había buscado trabajo desde hacía 16 años. ¡Y no tiene nada que ver con entonces, claro!
Cuando pienso en lo vivido durante el método MGC, me surgen las siguientes palabras: “abrupto”; “constructivo”; “control”.
“Abrupto” porque desde la primera conversación con Marta, y enseguida en el taller POP, te das cuenta de todo aquello de valor que tienes a disposición para poder seguir creciendo y de que no eres el único atravesando las mismas dudas. Pero también sin pelos en la lengua, recibes un feedback muy claro sobre aquello que debes mejorar. A partir de aquí cada uno tenemos dos opciones: escondernos en una esquina o ¡lanzarnos a por los objetivos!
“Constructivo” me viene por el feedback inmediato que recibes de compañeros del método y en mi caso de Marta y Marisa, todo dentro de un entorno que ellas construyen basado en la más absoluta confianza. Constructivo también porque una vez enfrentado a la realidad, hay un método sólido que te ayuda en tu reflexión profesional, a planificar tu estrategia para lograr las metas que tú te marcas y que facilita la construcción de tus mensajes – todas ellas tareas nada fáciles.
Finalmente, “control” porque a partir de este momento, vuelves a estar en el “driving seat” de tu vida profesional. Controlando los eventos y la ejecución de la estrategia y plan que tú te has marcado.
Puedo decir que estos últimos meses para mí han sido de lo más divertidos, una vez tomado bajo buen criterio de Marta y Marisa, el tiempo adecuado para construir y volver a tomar el control.
Realmente han sido 3 meses lo que he tardado en encontrar un trabajo que se adaptara a mis aspiraciones profesionales. Me he reunido con todo tipo de personas, de todos los niveles, de diferentes sectores, con diferentes planteamientos de la vida, sus empresas y sus sectores. Ha sido una oportunidad de oro para abrirme al mundo y de la que tengo que agradecer la ayuda y el apoyo a muchas personas. El método me ha armado de valor y claridad de ideas y me ha permitido hacer cosas que nunca hubiera hecho. Por ejemplo, en un evento acercarme en frío a un directivo clave, de una empresa objetivo. Construir desde ese primer momento una relación que en mi caso desembocó en una oportunidad y oferta de trabajo. O por ejemplo que personas de mi red de contactos me pusieran en contacto con personas clave de diferentes sectores, y como por arte de magia algunas de esas conversaciones que se iniciaron con un café se convirtieran en una oportunidad y una nueva oferta de trabajo. ¡Vamos, que esto que me contaban Marta y Marisa del mercado oculto, de generar tú la oportunidad, o ganarte un nuevo prescriptor y que en su momento no entendía bien, ¡es muy real! Si bien requiere de un esfuerzo personal importante.
También puedo decir con confianza que las personas son mucho más generosas de lo que uno puede imaginarse. En el grupo MGC he conocido personas brillantes y que me han apoyado de una manera fantástica. Sobre todo me ha sorprendido en este proceso, como terceras personas que no me conocían de nada tomaban el testigo de ayudarme con introducciones, presentaciones e incluso en algún caso ¡referencias!
La mayor pena que me da el incorporarme a la rueda del día a día en un nuevo puesto de trabajo de nuevo es el tiempo que he vivido con mi mujer y mis dos hijos estos meses. He pasado un tiempo con ellos que espero haber sabido aprovechar, y también a quienes tengo que agradecer su apoyo incondicional en todo momento.
Por supuesto, si estás leyendo este blog y puedo ayudarte en algo, no dudes en pedírmelo. Estaré encantado de ayudar/apoyar en lo necesario.

Transición: camino de aprendizaje y oportunidad.

Raúl Diez Sampedro.

La primera vez que hablé con Marta sabía que tenía que dar un cambio en mi carrera profesional pero no tenía claro el cómo. En casi 20 años de vida profesional nunca había tenido que buscar trabajo. En aquella primera entrevista con ella, y luego con Marisa, aprendí que la búsqueda de trabajo es en sí otro trabajo. Desde entonces, siempre bromeaba con mi mujer diciendo que tenía dos trabajos: el propio y el ajeno (por este orden). El propio donde estaba todo por hacer y el ajeno donde no tenía ni futuro ni ilusión. El primer diagnóstico de Marta y Marisa fue fulminante: ni método ni red de contactos.
Aprendí lo importante de una buena metodología, el plan de acción, cómo presentarme, cómo explicar qué quería hacer y cuáles eran mis éxitos profesionales y mis fracasos. Aprendí lo importante de dejar huella, de ser recordado profesionalmente (y qué difícil es). Pero en especial, aprendí a relacionarme con generosidad. Ahora siempre que acudo a una nueva visita me pregunto en qué puedo ayudar a mi interlocutor. Keith Ferrazzi en su libro “Never eat alone” dedica sus primeros capítulos a la generosidad. Es algo que espero no se me olvide nunca.
También tuve la suerte de afrontar mi tiempo de transición con mucha alegría. Disfruté como nunca de mis hijas, Manuela y Carlota, y de Elena, mi mujer. También de mis padres. Recuperé viejas amistades: colegio, carrera, master, trabajos… Mejoré mi formación, mi forma física, hice el Camino de Santiago con amigos de la infancia… he conocido y disfrutado de magníficas personas en el grupo de Marta. Ahora con la vista atrás, puedo decir que este último año de transición (no de búsqueda de trabajo sino “in between jobs”) ha sido uno de los mejores años de mi vida.
Si os puedo ayudar en algo, no dudéis en llamarme. Seguro que por lo menos, pasaremos un buen rato.

Nunca es Tarde.

Manu González-Tarrio.

Conocí a Marta Gil-Casares hace ocho años. La conocí en un momento de transición profesional y en ese momento me invito a hacer el taller y a conocer su método. Tuve suerte y en muy poco tiempo y sin dejar mi trabajo me surgieron propuestas interesantes. No hice caso y entonces no me apunte.

En junio de 2015 después de dos años profesionales muy complicados, tanto en lo personal como en lo profesional, era consciente de que mi trayectoria en la empresa en la que estaba trabajando terminaría en diciembre 2015 y que tenia que empezar a buscar nuevas oportunidades de manera profesional y organizada. La coyuntura económica ya no era la misma y pese a que mi experiencia profesional era mucho mas dilatada, fui consciente de que debería buscar trabajo de una manera profesional. Me acorde entonces de Marta y me puse en contacto con ella. En julio estaba haciendo el pop con otros cuatro compañeros y entonces me di cuenta de todo lo que me quedaba por delante: Conocer las empresas en las que por mi experiencia podía aportar valor, hacer un mapa de búsqueda, explotar mis contactos (y los contactos de mis contactos) ordenar mi mensaje de salida sin hablar mal de la compañía en la que había trabajado, explicar mi experiencia profesional de forma solida, conocer mis puntos fuertes y los débiles. Hacer mi CV para que fuera eficaz en la transmisión de mis activos profesionales, identificando mis éxitos, trabajando trabajando sobre mis responsabilidades, pero lo que era mucho mas importante, buscar un método de búsqueda, un método “científico” con el que desde el principio, supiera que hacia bien y que hacia mal.

Todo el equipo de Marta, Marisa de Diego especialmente (que es quien ha bregado –y como!- conmigo) y María José Lasarte, estaban siempre para ayudarme, para aconsejarme, apoyándome, haciendo feedback de mis acciones.

Al principio, como todos los que participamos en el taller y después aplicamos su método de busca, estaba perdido. Mas tarde cuando ya entendí que hacer y como, pase momentos de desaliento y desesperación. Marisa siempre estaba allí, alentándome en el trabajo mas ingrato que nunca tuve. Un trabajo por el que no te pagan y en el que los resultados nunca sabes cuando surgirán. Marta y su equipo confiaban en mi, incluso cuando yo no lo hacia y ellas han sido un motor para que no parase.

Me puse como objetivo ver a dos contactos relevantes cada día (muchos head hunters) y en enero fui consciente, de que si bien hay que trabajar todos los frentes, con nuestra experiencia, edad y trayectoria profesional, la oportunidad me llegaría a través de uno de los muchos contactos a los que estaba viendo durante esos meses.

He tenido durante estos meses varias oportunidades y he participado en muchos procesos, algunos fallidos, otros en los que he dicho que no , otros proyectos en los que sigo colaborando…

Finalmente en el mes de junio(el día 21), me propusieron un puesto y de manera absolutamente inesperada, diez días después, en un proceso “exprés” me incorpore en la compañía en la que estoy hoy, feliz, posiblemente en el proyecto que mas me esta llenado profesionalmente , con 27 años de experiencia a mis espaldas.

Que me ha pasado en estos meses: Tengo una agenda profesional muchísimo mas rica, he tenido acceso a profesionales que jamás me hubiera imaginado que se sentarían conmigo a departir sobre un sector, posibilidades de un país o proyectos profesionales. He madurado muchísimo y lo que es mas importante, he aprendido a mover mis contactos, a buscar un trabajo de manera ordenada, conociéndome a mi mismo mucho mejor e identificando sectores, compañías y accionistas a los que con mi experiencia les puedo aportar valor.

Marta, Marisa y María José, gracias por este año de soporte, de consejos, de seguimiento y de inestimable ayuda.

A los que como yo hace un año, os encontráis sorprendidos por una situación (temporal) profesional no deseada, confiar en Marta Gil-Casares (y en su equipo), en su método y en su experiencia y lo que es mas importante si cabe, confiar en vosotros mismos!!! Con trabajo y método lo conseguiréis como lo he hecho yo.

¡Muchas gracias!

Hazlo o No Lo Hagas, Pero No Lo Intentes.

Sonia Ayo.

“Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes”. Para los que no conozcan esta famosa frase del maestro Yoda, lo que pretende expresar es que si no tienes la convicción y fuerza para hacerlo fallarás. No hay que intentarlo, hay que conseguirlo y para ello hay que estar preparado y seguro de uno mismo.

Como friki que soy, desde que vi Star Wars en mi tierna infancia, mucha de esta filosofía me ha acompañado toda la vida, pero nunca cobro tanto sentido la frase como cuando me tuve que enfrentar al momento de buscar trabajo. Me había cambiado de trabajo varias veces, pero siempre me habían encontrado ellos a mi, más que yo a ellos. Y claramente es un “trabajo” que no sabia hacer, así que no estaba “Haciendo”, sólo estaba intentando. El mercado oculto (como la fuerza en la película) es una realidad a la que yo no quería hacer frente, simple y llanamente, porque no sabia como hacerlo. Ves a gente que tiene verdaderas habilidades para el networking, incluso podía entender la metodología que hay detrás, pero no estaba convencida de que eso fuese eficaz, así que seguía solo “intentando”. No soy persona tranquila, ni de esperar y necesitaba dar con la solución, ¿qué hacia mal?. Así di con Marta, y ella, cual maestro Yoda, me dio la solución: “No es que hagas algo mal, es que nadie nos ha enseñado a buscar trabajo”.

EXACTO!!! no puedes estar preparado, no puedes estar seguro de ti mismo y sentir la fuerza si no has entrenado y has aprendido primero. Aun no era capaz de contralar mi fuerza, sabes que eres bueno en lo que haces, pero si no canalizas bien el mensaje, caerá en saco roto y la espera del lugar ideal será larga y las fuerzas pueden empezar a fallar. Lo tenía claro y sabía que Marta y Marisa podrían guiarme en este nuevo reto. Guarde mis peros y mis intentos y comencé a “hacer”, a conocer el método y a ponerlo en marcha. Y sobre todo a darme cuenta de cómo iba abriendo caminos que me pueden llevar al objetivo planteado. Ahora sabia que tenia que hacer, cómo y cuando.

Aunque ya tengo trabajo, se que aun tengo mucho por recorrer y por aprender de este arte que no domino, pero algo tengo claro, la energía que aporta el grupo y la guía que proporcionan el equipo de MGC me permiten ir mucho más deprisa y seguro en el siguiente paso que me marque en mi carrera.

Nuevo Enfoque.

Coro Morales.

Cuando en julio de 2015 cerraron definitivamente la compañía en la que había estado felizmente trabajando los últimos 13 años de mi vida, pese a ser un cierre sobradamente anunciado, me dio un vértigo tremendo. Mi CV totalmente desactualizado, mi perfil en Linkedin apenas completado y, ¡lo que es peor!, ¡¡¡¿Dónde se habían ido esas páginas salmón “de toda la vida” donde salían todas las ofertas de empleo?!!!

Como empezaba a entrar en pánico hablé con mi amiga Marta Gil Casares y me propuso incorporarme al grupo. Lo primero fue hacer el taller POP. Ahí me di cuenta que ni siquiera era capaz de explicar con cierto orden lo que, hasta ese momento, había hecho profesionalmente. Por otro lado, me invadía ese tonto pudor, que nos pasa a algunos españoles, que nos impide hablar bien de nosotros y contar nuestros éxitos profesionales. Con mucha paciencia Marisa y yo fuimos poniendo en orden mi CV, el perfil de Linkedin y, lo más importante, la presentación de mi vida laboral. Aprendí a reconocer y resaltar mis éxitos y mis puntos fuertes y a reconocer mis debilidades y presentarlas en la forma más positiva posible. Pero con eso, solo había hecho un buen equipaje para iniciar mi viaje hacia la búsqueda de un nuevo trabajo. Ahora había que GENERAR VISIBILIDAD (seleccionar sectores) y empezar a contactar con gente ¡Y eso fue lo más difícil para mí! Y lo que más le costó a Marisa convencerme. Para mí, mandar 10 e-mails con mi CV a 10 personas era mi trabajo diario para buscar un trabajo. Darme cuenta de que eso no sirve para nada, que no deja rastro y que es muy probable que mi CV acabe en la bandeja de “deleted items” de un ordenador no fue tarea fácil. Como tampoco lo fue asumir que lo que hay que hacer es salir de esa zona de confort y llamar directamente a las personas adecuadas y “arrancarles” una cita para que te conozcan y empezar a venderte. Asumir que no hay límites, que, como dice la canción… los amigos de mis amigos son mis amigos ….! ¡¡Hay que ir a por todos!! No fue fácil pero, al final, lo hice.

Desde el 1 de abril estoy trabajando en una empresa cuyo negocio principal está fuera de España, un tipo de empresa grande y con proyección internacional muy similar a las que estaban en mi lista de “empresas candidatas”. Este trabajo lo he encontrado en parte por mi experiencia profesional y mi manera de “venderla” y por llevar las entrevistas bien preparadas con la ayuda inestimable de Marisa ¡Nada hay que dejar a la improvisación!. También debo mucho a los contactos. Si has detectado una posición profesional que te interesa, hay que empezar a indagar en toda tu agenda y en la de tus amigos y conocidos para ver si conoces a alguien que te informe de la Empresa en cuestión y que pueda presentarte. Ahí ya tienes una ventaja frente a otros candidatos.

Hoy estoy contenta. Creo que este entrenamiento con el método MGC es muy interesante y muy útil y no solo para encontrar un trabajo sino para ponerlo en práctica en tu vida en muchas otras ocasiones, para valorarte y saber contarlo, para vencer miedos …, Gracias, gracias a estas tres súper ladies por su apoyo y su ayuda ¡ha sido una maravillosa experiencia!. No me estoy despidiendo, porque yo no me voy …eso es lo malo, que esto engancha y crea adicción, ¡menos mal que no es perjudicial para la salud!.

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background