Tag Archives: Coaching profesional en Madrid

Loading
loading..

Conócete a ti mismo

Ignacio Sestafe.

Cuando se comienza el proceso de un cambio profesional, bien de forma voluntaria o bien forzado por otras circunstancias, se comienza un viaje que no sabemos bien a dónde nos va a llevar ni cuánto tiempo va a durar. Si, además, este cambio se produce con una importante experiencia profesional acumulada, la complejidad aumenta.
Y en esta situación compleja, es donde la ayuda profesional puede marcar una diferencia importante.
Habitualmente, solemos necesitar más ayuda de la que creemos y hay que admitir que no siempre nos resulta fácil dejarnos ayudar.

¿Ayuda profesional? ¿Para qué? Pues para conocerse bien a uno mismo, algo que, en la antigua Grecia, en Delfos para más señas, ya aconsejaron los padres de la filosofía.

Marta y Marisa realizan un extraordinario trabajo ayudando a muchos profesionales a poner en orden todo su bagaje profesional: su experiencia, sus habilidades, sus logros y hasta sus emociones. El taller de orientación, las sesiones, las reuniones……. son herramientas que dominan y que son determinantes para trabajar en la preparación de un plan personal.

El trabajo sobre este plan permite formular adecuadamente quiénes somos y nos ayudará a enfocar hacia dónde queremos dirigir la próxima etapa del viaje.
Compartir la experiencia con otras personas, desde una perspectiva totalmente colaborativa, también supone otro apoyo importante en este autoconocimiento.
Por último, mi sincero reconocimiento y agradecimiento al trabajo de Marta y Marisa, por su labor de asesoramiento y ayuda a tantos profesionales excelentes.

Descubrimiento

Por Juan Monedero.

Hacer un cambio de rumbo profesional es un fortísimo punto de inflexión. Tanto si es buscado como inesperado, supone entrar en un entorno completamente nuevo y desconocido.
Sin embargo, es curioso cómo ante este nuevo entorno actuamos de manera diferente a como lo haríamos en nuestras funciones habituales. Utilizo  el plural de primera persona (casi de manera inconsciente) porque he aprendido que lo que me ha pasado a mí no es mi caso sino la norma general.
Si en nuestro trabajo nos encontramos ante una situación totalmente desconocida, buscamos ayuda. Porque sabemos que a pesar de nuestra experiencia nos enfrentamos a algo nuevo.
En cambio, ante un cambio profesional, infravaloramos que estamos ante un entorno totalmente desconocido. No somos conscientes de que no tenemos el conocimiento ni mucho menos las habilidades necesarias para tener éxito. Finalmente, no nos damos cuenta de que se trata de un proceso muy interactivo con otras personas (posibles empleadores, head hunters, contactos, …) y que sin ayuda no vamos a poder tener feed-back de si lo estamos haciendo bien o no, de qué impresión causamos en los demás.
Cometí todos estos errores (y muchos más que no cito),  uno tras otro, hasta ser consciente de que simplemente estaba en un entorno desconocido y que esa era la causa de mi baja eficiencia y nula eficacia.
Y entonces contacté con Marta y su equipo. Marta y su equipo tienen el conocimiento de cómo funciona el proceso de cambio profesional. No hay mejor manera de conseguir un salto cuántico en eficiencia y eficacia. De repente te das cuenta de que el entorno ya pasa a ser conocido, y entiendes lo que va mal y lo que va bien. Y puedes actuar para corregirlo.
Marta, Marisa, ha sido  un placer ser alumno. Gracias por ser las mejores maestras.

‘Empezar de nuevo’

Por Marta Gil-Casares.

Todo un curso por delante, qué lejos se dibuja y, a la vez, qué largo se hace! Vuelta a empezar… hacer campaña y estrategia de visibilidad profesional apuntando a lo que deseamos. La verdad, el arranque es duro.
Aunque para eso estamos nosotros aquí, para acompañarte a diseñar la mejor forma de ejecutar tu plan, reflexionar durante el trayecto y habilitarte para ser autónomo en la gestión de tu carrera. ¿Te apuntas?.

Portada del cuento ¿Tú puedes! de Ole Könnecke, lectura recomendada.

Reflexión, Reflexión y Después Preparación.

Marisa de Diego.

A lo largo de nuestras publicaciones, hemos hablado mucho de la importancia de conocernos como punto de partida a vendernos de forma diferencial. También hemos reforzado la idea de que hoy en día, debido a las exigencias del mercado y la gran oferta disponible de candidatos muy válidos, tanto por su larga experiencia como por la calidad de sus proyectos y retos superados con éxito, se hace OBLIGADO saber vender nuestro valor añadido y diferencial que podemos ofrecer.
Esta situación también hace que cada vez los procesos de selección sean más exigentes.
Las preguntas que nos hacen requieren de nosotros estar muy bien preparados para no caer en ambigüedades o globalidades a la hora de responderlas. ¿Cómo podemos asegurar una respuesta que no deje resquicios de duda sobre nuestras capacidades, actitudes y competencias ligadas a cada pregunta que nos hagan?:
• Reflexionar, reflexionar, reflexionar………. sobre quiénes somos sabiendo qué hemos conseguido. Conductas y actuaciones pasadas pueden reflejar más claramente conductas y actuaciones a futuro aunque sea ante situaciones y entornos diferentes.
• Identificando muy bien qué hicimos para superar retos, problemas, situaciones de conflicto. Las generalidades no venden, no nos diferencian.
• Responder siempre desde el planteamiento de la situación, acción y resultados. Tener una estructura permitirá reflejar claridad de ideas y asegurar entendimiento.
• Se breve. No cuentes una historia.
• No provoques una nueva pregunta aclaratoria. Eso ocurrirá si el entrevistador no considera que se le ha contestado a lo que ha preguntado o lo que es peor, le hemos generado DUDAS.
• Estructura bien las preguntas y hazlas desde la seguridad y brevedad.
• Estate atento a las reacciones del entrevistador. Así sabrás si está habiendo conexión.

Generar confianza, buen feeling y asegurar que la percepción generada en tu interlocutor es la que querías, DEPENDE DE TI en gran medida. NO VAYAS A UNA ENTREVISTA SIN ESTAR PREPARADO.

I’ve got the power!!!!!

María José Lasarte.

Esta mañana mi amigo Jean-Paul nos ha compartido un vídeo muy curioso. Trata de una señora inglesa, Eileen, que cada día conduce un Mini amarillo para llegar a su gimnasio a recibir clases de yoga. En el vídeo, Eileen explica cómo practicando yoga cuida su cerebro y mantiene sus músculos en forma. También comenta que acostumbra a comer sano y a beber 2 vasitos de vino al día, el diminutivo lo he puesto yo.

¿Y qué tiene de peculiar el vídeo de Eileen?

Pues que Eileen tiene 104 años.

Cambio de escenario. Justo esta semana he asistido al Encuentro Sanitario que el IESE organiza cada año, esta vez con el título Towards value-based Healthcare. Asisto cada año porque es la manera más eficiente para empaparme de las claves y tendencias del sector, en una única jornada y con un formato súperameno. Os podría hablar sobre un montón de temas que nos interesan a todos porque todos somos o seremos pacientes, o mejor dicho, todos somos personas a las que nos ocupa nuestra salud. En este post me centraré en uno de los temas más troncales: la edad media de la población ha crecido, buena noticia, y con ella los gastos sanitarios derivados de las enfermedades crónicas y la dependencia, mala noticia.

¿Y qué tiene que ver todo esto con Eileen?

Eileen ha elegido el camino del empoderamiento. Una paciente crónica empoderada (o una ciudadana empoderada) tiene enormes beneficios tanto para ella como para el Servicio de Salud de su país. Ella misma cuida la adherencia a su tratamiento e incluye hábitos saludables en su vida, lo que redunda en mejor salud y menores costes para la Sanidad.

Empowerment. Empoderamiento. Me encanta esta palabra porque lo significa todo. La persona empoderada, la que ha decidido llevar las riendas de su vida, ¡tiene el poder! En lo que se refiere a la salud y en otros aspectos de la vida.

Quien decide que su actitud sea de proactividad en todo lo que depende de él o en la gestión de las circunstancias, se hace responsable de sí mismo, empujará sus proyectos, dará pasos firmes hacia su objetivo… y, además, y tanto o más importante, irá conociéndose más, tomará conciencia de sus necesidades, sus emociones, sus estados de ánimo, sus pensamientos. Ante un tropiezo sabrá cómo activar su motivación, levantarse y seguir palante.

Si queréis ver el vídeo, aquí está el link, a mí me ha resultado muy inspirador:
http://www.bbc.com/news/uk-england-norfolk-37775585

Focalízate en lo que esté en tu mano mejorar. También aumentará tu círculo de influencia y tu autoconocimiento. Feliz viaje. #I’ve got the power.

Transición: camino de aprendizaje y oportunidad.

Raúl Diez Sampedro.

La primera vez que hablé con Marta sabía que tenía que dar un cambio en mi carrera profesional pero no tenía claro el cómo. En casi 20 años de vida profesional nunca había tenido que buscar trabajo. En aquella primera entrevista con ella, y luego con Marisa, aprendí que la búsqueda de trabajo es en sí otro trabajo. Desde entonces, siempre bromeaba con mi mujer diciendo que tenía dos trabajos: el propio y el ajeno (por este orden). El propio donde estaba todo por hacer y el ajeno donde no tenía ni futuro ni ilusión. El primer diagnóstico de Marta y Marisa fue fulminante: ni método ni red de contactos.
Aprendí lo importante de una buena metodología, el plan de acción, cómo presentarme, cómo explicar qué quería hacer y cuáles eran mis éxitos profesionales y mis fracasos. Aprendí lo importante de dejar huella, de ser recordado profesionalmente (y qué difícil es). Pero en especial, aprendí a relacionarme con generosidad. Ahora siempre que acudo a una nueva visita me pregunto en qué puedo ayudar a mi interlocutor. Keith Ferrazzi en su libro “Never eat alone” dedica sus primeros capítulos a la generosidad. Es algo que espero no se me olvide nunca.
También tuve la suerte de afrontar mi tiempo de transición con mucha alegría. Disfruté como nunca de mis hijas, Manuela y Carlota, y de Elena, mi mujer. También de mis padres. Recuperé viejas amistades: colegio, carrera, master, trabajos… Mejoré mi formación, mi forma física, hice el Camino de Santiago con amigos de la infancia… he conocido y disfrutado de magníficas personas en el grupo de Marta. Ahora con la vista atrás, puedo decir que este último año de transición (no de búsqueda de trabajo sino “in between jobs”) ha sido uno de los mejores años de mi vida.
Si os puedo ayudar en algo, no dudéis en llamarme. Seguro que por lo menos, pasaremos un buen rato.

Dream, Dream, Dream…

Marta Gil-Casares.

Hoy ha sido un día especial, mejor dicho, MUY ESPECIAL… Hoy he tenido la oportunidad de que uno de mis sueños se haya convertido en realidad. Hoy he presentado a los miembros de mi grupo privado nuestra nueva app móvil. Desde aquí quiero agradecer a todos y cada uno de los miembros del grupo su confianza en nosotros y nuestro profundo agradecimiento ya que ellos han hecho posible que esto sea una realidad.

Hoy, de forma excepcional, me voy a extender en mi contenido del post, lo digo por si tienes algo de prisa…

Llevo 30 años trabajando, 23 de los cuales los he desarrollado como empresaria. En enero 2003 comienzo de forma tímida mi trayectoria en servicios de Planificación de Carrera y lo compagino con mi actividad como Head Hunter in-house de un banco de inversión. Cinco años después, me incorporo como Coach y Asesor Externo de IESE colaborando con el departamento de Alumni. A partir de ahí el número de personas que conozco y entrevisto mensualmente crece exponencialmente y me ayuda a incorporarme como Asesor Externo en otras Escuelas y Universidades Españolas.

Como consecuencia de la propia evolución del servicio y mi experiencia como empresaria, genero y registro una metodología que me permite acompañar a profesionales a diseñar su hoja de ruta a largo, medio y por tanto corto plazo y lanzo un portfolio de servicios encaminados a poder diferenciar la “búsqueda de trabajo” de la “generación de oportunidades”. Poco a poco voy dando forma a mis programas, individuales y de grupo y así aparece en mi cabeza la idea de montar un club de ejecutivos senior (más de 40 años).

Este camino lo he recorrido acompañada de un equipazo: Marisa de Diego desde 2006, María José Lasarte hace algo más de 2 años y Diana Castro como impulsora de nuestras redes sociales y blog.

El origen del grupo (abril 2013) lo impulsa fundamentalmente el hecho de detectar 2 necesidades acuciantes y básicas en los profesionales senior que lo integran:

· Su falta de contactos fuera de su vertical de conocimiento
· Su escasa seguridad a la hora de relacionarse con terceros como consecuencia de su decisión y/o necesidad de cambio inmediato.

Por estas razones el lema del grupo es “Ayudar a otros sin esperar nada a cambio”.

Su propia evolución y las actividades que hemos ido incorporando nos ha permitido ser consciente que el Grupo Llinkedin que cree ad-hoc para darle soporte tecnológico no podía dar más de sí, no era ya suficiente para impulsar y dar mayor valor al grupo. Me enrolé en el programa de Digital Business impartido por The valley (para seniors) y allí se me ocurrió la idea! Tomé la decisión de invertir y dar un nuevo enfoque desarrollando un app no sólo a la medida de las necesidades de sus integrantes sino de mis inquietudes.

Esta aplicación entra en vigor el 1 de octubre. YA NO ES UN SUEÑO! Gracias por ayudarme, de corazón.

Nunca es Tarde.

Manu González-Tarrio.

Conocí a Marta Gil-Casares hace ocho años. La conocí en un momento de transición profesional y en ese momento me invito a hacer el taller y a conocer su método. Tuve suerte y en muy poco tiempo y sin dejar mi trabajo me surgieron propuestas interesantes. No hice caso y entonces no me apunte.

En junio de 2015 después de dos años profesionales muy complicados, tanto en lo personal como en lo profesional, era consciente de que mi trayectoria en la empresa en la que estaba trabajando terminaría en diciembre 2015 y que tenia que empezar a buscar nuevas oportunidades de manera profesional y organizada. La coyuntura económica ya no era la misma y pese a que mi experiencia profesional era mucho mas dilatada, fui consciente de que debería buscar trabajo de una manera profesional. Me acorde entonces de Marta y me puse en contacto con ella. En julio estaba haciendo el pop con otros cuatro compañeros y entonces me di cuenta de todo lo que me quedaba por delante: Conocer las empresas en las que por mi experiencia podía aportar valor, hacer un mapa de búsqueda, explotar mis contactos (y los contactos de mis contactos) ordenar mi mensaje de salida sin hablar mal de la compañía en la que había trabajado, explicar mi experiencia profesional de forma solida, conocer mis puntos fuertes y los débiles. Hacer mi CV para que fuera eficaz en la transmisión de mis activos profesionales, identificando mis éxitos, trabajando trabajando sobre mis responsabilidades, pero lo que era mucho mas importante, buscar un método de búsqueda, un método “científico” con el que desde el principio, supiera que hacia bien y que hacia mal.

Todo el equipo de Marta, Marisa de Diego especialmente (que es quien ha bregado –y como!- conmigo) y María José Lasarte, estaban siempre para ayudarme, para aconsejarme, apoyándome, haciendo feedback de mis acciones.

Al principio, como todos los que participamos en el taller y después aplicamos su método de busca, estaba perdido. Mas tarde cuando ya entendí que hacer y como, pase momentos de desaliento y desesperación. Marisa siempre estaba allí, alentándome en el trabajo mas ingrato que nunca tuve. Un trabajo por el que no te pagan y en el que los resultados nunca sabes cuando surgirán. Marta y su equipo confiaban en mi, incluso cuando yo no lo hacia y ellas han sido un motor para que no parase.

Me puse como objetivo ver a dos contactos relevantes cada día (muchos head hunters) y en enero fui consciente, de que si bien hay que trabajar todos los frentes, con nuestra experiencia, edad y trayectoria profesional, la oportunidad me llegaría a través de uno de los muchos contactos a los que estaba viendo durante esos meses.

He tenido durante estos meses varias oportunidades y he participado en muchos procesos, algunos fallidos, otros en los que he dicho que no , otros proyectos en los que sigo colaborando…

Finalmente en el mes de junio(el día 21), me propusieron un puesto y de manera absolutamente inesperada, diez días después, en un proceso “exprés” me incorpore en la compañía en la que estoy hoy, feliz, posiblemente en el proyecto que mas me esta llenado profesionalmente , con 27 años de experiencia a mis espaldas.

Que me ha pasado en estos meses: Tengo una agenda profesional muchísimo mas rica, he tenido acceso a profesionales que jamás me hubiera imaginado que se sentarían conmigo a departir sobre un sector, posibilidades de un país o proyectos profesionales. He madurado muchísimo y lo que es mas importante, he aprendido a mover mis contactos, a buscar un trabajo de manera ordenada, conociéndome a mi mismo mucho mejor e identificando sectores, compañías y accionistas a los que con mi experiencia les puedo aportar valor.

Marta, Marisa y María José, gracias por este año de soporte, de consejos, de seguimiento y de inestimable ayuda.

A los que como yo hace un año, os encontráis sorprendidos por una situación (temporal) profesional no deseada, confiar en Marta Gil-Casares (y en su equipo), en su método y en su experiencia y lo que es mas importante si cabe, confiar en vosotros mismos!!! Con trabajo y método lo conseguiréis como lo he hecho yo.

¡Muchas gracias!

Rumbo Norte

Marta Gil-Casares.

En las conversaciones que mantenemos habitualmente está muy arraigado realizar a nuestro interlocutor la pregunta “¿Por qué?”. Es una costumbre y, su respuesta, nos lleva a la justificación de la acción realizada:
• “Realizada” aplica al pasado y lo que es pasado es inamovible.
• “Justificar” es acomodarse a razones propias donde somos hábiles y rápidos encontrando argumentos de todo tipo, que defienden nuestra posición frente a terceros y sobre todo frente a nosotros mismos.
• Es campo abonado para que nuestra voz interior, nuestro “saboteador”, sustente más su teoría!

Mi sugerencia es que cuando este verano reflexiones sobre tu vida profesional futura, sustituyas la pregunta “¿Por qué?” por la pregunta “¿Para qué?” . El cambio es radical!
• “Para qué” proyecta a futuro e implica propósito.
• Ayuda a vislumbrar la ruta a seguir sabiendo que fin queremos alcanzar. Es nuestra brújula.
• Saber lo que quieres es lo que te dará seguridad, autoestima y sobre todo la posibilidad de definir y conocer la hoja de ruta necesaria para alcanzar tu objetivo

“¿PARA QUÉ?” nos conduce y obliga a pensar fuera del mundo de la justificación y de la complacencia, de la facilidad y de la comodidad aparente. Nos empuja a tomar decisiones acertadas en un mundo profesional que sabemos no se acabará cuando nos gustaría.

No es tarea sencilla, ya lo sé!… Cuando lo pruebes te darás cuenta que la respuesta que te des contesta a otra pregunta: “¿Por qué?”. No desesperes…, a todos nos ha pasado lo mismo al principio.

Anímate y busca tu norte. Ahora tienes tiempo para hacerlo!

¡Felices vacaciones!

Actitud de aprendizaje.

María José Lasarte.

La vida es un viaje de aprendizaje constante. Cuando somos pequeños estamos muy preparados para aprender, nuestra motivación y curiosidad nos empujan a hacerlo. Con el tiempo, algunos aprendizajes nos van costando más, sobre todo cuando implican modificar nuestra forma habitual de actuar. En este post os voy a animar a todo lo contrario.
Hace unos días asistí al Talent Day 16, una jornada para reflexionar sobre las últimas tendencias en la dirección de personas, en concreto en relación con la transformación digital, innovación disruptiva, formación, entre otros puntos. Ponentes con mucho que aportar y generosidad para compartir, en un formato muy dinámico. Me gustó mucho.

Cuando se habla de talento en la era digital, suele salir a colación la figura de los millennials. Y en el Talent Day se habló de ellos. Los millennials son actores imprescindibles en este proceso de transformación, son los nativos digitales, los que han nacido con un ratón debajo del brazo. Tengo 3 millennials en mi casa, y hablando de aprendizaje, aprendo de ellos cada día. Sus formas de ser, de decidir y de actuar me llaman la atención y, aunque no son exclusivas de ellos, definen una actitud ante la vida que me parece muy eficaz.

Y esta es la idea que quiero traer a este blog, que como sabes, tiene como hilo conductor la planificación de la trayectoria profesional. ¿Podemos nutrirnos de esta actitud “millennial”?, ¿qué aspectos de los millennials me interesa/puedo incorporar a mi vida? Se me ocurren algunos:

Sobre el aprendizaje
• Ganas de aprender durante toda la vida
• Aprender de forma práctica y disfrutando

Modos de trabajar

• Tener una actitud proactiva
• Dar rienda suelta a la creatividad
• Trabajar-disfrutando en equipo
• Tener un equilibrio entre la vida profesional y personal
• Compartir: con amigos, en redes…

Nuevos enfoques
• Buscar la empresa/el proyecto que tú quieras, en oposición a la empresa que te quiera
• Ver más oportunidades que riesgos ante lo desconocido
• Saber moverse en terrenos inciertos
• Querer contribuir, dejar huella

He traído a los millennials porque venía al caso y como ejemplo de cómo puede beneficiarnos la actitud de ir por la vida con ojos de “aprendiz”, y seguir alimentando nuestra curiosidad intelectual y tratar de aprender de la gente que nos rodea y que nos vamos encontrando en el camino. Tomar lo que nos ayuda. Y si estos aprendizajes se alinean con mi objetivo pues mejor que mejor.

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background