Tag Archives: Marcar la diferencia

Loading
loading..

Parar-Pensar-Creer.

Marta Gil-Casares.

Proceso eminentemente práctico que incluye dedicarnos el tiempo que hasta ahora nos hemos regateado con dosis de curiosidad y compromiso. Implica aprender a valorarse, definir nuestros objetivos, visualizar la acción en la imaginación, diseñar una estrategia adecuada y, sobre todo, comprometernos con ella, desarrollando la autoconfianza como base del éxito, aprendiendo a gestionar nuestros miedos y la incertidumbre.

El significado de la palabra ÉXITO en este proceso depende de la actitud con la que lo emprendas. Lo que me ha demostrado la experiencia es que para llegar a alcanzarlo- cada uno desde su enfoque particular-podrían valer estas recomendaciones:

¿qué necesito?
asertividad para intervenir
claridad para exponer
datos para argumentar

¿cómo lo consigo? A través de la…:
reflexión como medio para saber donde quiero ir
preparación como herramienta del cambio
planificación para seguir la hoja de ruta

¿de qué me ayudó? De….
la sonrisa para vencer dificultades
la voluntad para levantarme
la profesionalidad para avanzar

¿para qué me sirve?
con la práctica, para hacer fácil lo difícil
para devolver parte de lo recibido
para mejorar la situación de otros

Desde aquí os animo a que paréis el reloj, os toméis tiempo y os deis permiso para parar y pensar: qué quiero, por qué lo quiero, para qué lo quiero y con quién quiero ir. Siguiendo las recomendaciones anteriores se puede alcanzar!

La Universidad y Los Jóvenes Talentos.

Marta Gil-Casares.

Hace unas semanas viví una experiencia tremendamente gratificante en la Escuela de Ingenieros de la Edificación de la UPM. Tuvimos la oportunidad de trabajar con 60 alumnos que actualmente están cursando entre 3º y 4º grado en la Escuela que se presentaron voluntarios a un Programa de Orientación Profesional. ¿Qué trabajamos?

Les preparamos, sin que ellos lo supieran, para poder exponer ante una audiencia selecta de empresas expertas en el sector de la construcción, una presentación personal- profesional de menos de 3 minutos. No sólo trasladaban las razones (vocacionales la gran mayoría) que les habían llevado a seleccionar su carrera sino que además transmitían a qué dedicaban tiempo y esfuerzo compaginando sus estudios con uno o varios trabajos por cuenta ajena: impartiendo clases a estudiantes, atendiendo al público en trabajos como dependientes, camareros o pinches, apoyando grupos de niños con ciertas discapacidades e incluso sacando tiempo para entrenar deportes de élite y por supuesto buscando sponsors!. De hecho contamos en el grupo con una Campeona de España de Natación y otra muy reciente Subcampeona del Mundo de Kenpo-Karate.

Lo más emocionante fue ver la transformación de nuestros participantes: de jóvenes tímidos y no conscientes de los logros que habían alcanzado en su corta vida profesional a convertirse en profesionales seguros con una historia muy interesante que compartir y sobre todo valorada por los Directores de Recursos Humanos de las compañías allí presentes. Como muestra os dejo un correo que recibí posteriormente que me lleno de orgullo con relación a nuestros estudiantes!

“Hola Marta,
Enhorabuena por el acto de hoy. Gracias a profesoras como vosotras se abre un mundo de posibilidades para los profesionales jóvenes. He visto con qué entusiasmo participabais y veáis el resultado de vuestro trabajo y con qué devoción, admiración y respeto os miraban vuestras alumnas.

Quería daros todo el apoyo y agradeceros que nos hayáis invitado. Ha sido un honor poder estar en la ETSEM esta mañana. Inspirador. Ojalá nosotros hubiéramos podido tener una oportunidad así!
Toda mi admiración.

Un saludo,”

¿Qué mejor recompensa que éste tipo de feedback?

Por último resaltar que esta iniciativa no sería posible sin el esfuerzo e interés tanto de la Directora de la Escuela, Dª. Mercedes del Río Merino como del Subdirector de Relaciones Institucionales y Comunicación, D. Víctor Sardá, y por supuesto a la inestimable ayuda de mis colegas Marisa de Diego y María José Lasarte. Todos, además de ser muy buenos trasladando conocimiento ven en el estudiante de la Escuela y, en general de toda la Universidad Española, el enorme potencial que ya tienen como futuros profesionales.

Un poco de ayuda da el mejor de los resultados. Como decía Churchill “Discúlpeme, voy a preparar la improvisación de mañana”.

Mejor bien acompañado.

María José Lasarte.

Soy una persona bastante independiente. Y me gusta serlo, valerme por mí misma hace que me sienta fuerte. Si puedo “yo lo hago”. Ahora bien, si me dejo llevar por el gustazo de hacerlo todo sola, puedo perder muchas oportunidades que me ofrece mi entorno. Uno de los mejores consejos que me han dado fue cuando en un momento de mi vida alguien cercano me dijo: “déjate ayudar”. Y la verdad es que lo hago cada vez más, me dejo ayudar, sobre todo cuando hay alguien que sabe más que yo de lo que sea.

Y es que acompañado se llega más lejos.

Si observamos a los deportistas de elite, todos tienen a su alrededor una red de apoyo. ¿Y quién forma parte de esta red de apoyo? Pues su familia, sus amigos, hasta aquí no hay grandes diferencias con el resto de los humanos. Y también forma parte de la red de apoyo su preparador físico, su preparador técnico, su médico, su nutricionista, su manager, su community manager...

¿Y si nos lo aplicamos a nosotros mismos?.

Me dirás que vaya presupuesto! No, no es necesario tener un médico en plantilla 100% a tu servicio, sino más bien ponerse en manos de tu médico de la SS o del seguro privado o de la empresa, que te siga, que conozca sus patologías y que te ayude en la prevención de las demás, estrés incluido. Un nutricionista y el preparador del gym, que te guíen a incorporar buenos hábitos en alimentación y en actividad física respectivamente, un buen asesor financiero, un buen amigo/profesional que te oriente en las redes.

¿Y cuál sería el equivalente a un preparador técnico?.

Pues un mentor. Un mentor es un experto que por haber investigado, observado y/o experimentado puede asesorarme en mis actuaciones:
• guiarme hacia dónde ir sabiendo yo cuál es la colina que quiero conquistar.
• conocer qué conocimientos y capacidades necesito desarrollar.
• ayudarme a focalizar mi energía para llegar a la colina.

En muchos ámbitos de la vida funciona el “mejor sólo que mal acompañado”. Ahora bien, en cualquier caso y sobre todo, si estás en un proceso de cambio, no siempre sencillo. Seamos realistas, ¿qué te parecería si pudieras estar “mejor acompañado”?.

Visión

Marisa de Diego.

Ante la necesidad de un cambio, muchos profesionales tienen claro qué quieren hacer y por lo tanto donde buscar, pero muchos otros y sobre todo ante la obligación de buscar un nuevo proyecto después de muchos años de carrera profesional, no tienen claro dónde focalizar su búsqueda de ahora en adelante.

A veces, saben lo que NO quieren pero ….. resulta que eso es lo que mejor saben hacer porque es lo que se han centrado muchos años¡¡¡¡¡. Aquí surgen las dudas. ..”Solo me van a coger para seguir haciendo lo mismo…, realmente no se hacer otra cosa…., pero no es lo que quiero hacer…..”, realmente donde puedo añadir valor con lo que he hecho…., Necesito que alguien me diga qué puedo hacer….”

Ante esta situación, esta sería la salida más fácil. Qué alguien haga mi trabajo….. Pero esto nunca funciona. Nadie mejor que tú sabe qué has aprendido, en qué entornos, situaciones o proyectos disfrutarías y harías un buen papel. Algo que parece simple y fácil de expresar tiene una gran complejidad ya que, como todos sabemos, la incertidumbre, indecisión y falta de claridad, lleva asociado una bajada de autoestima y seguridad.

¿Qué camino tomar?:

En primer lugar te sugerimos que te permitas SOÑAR: hazte la pregunta de: ¿Si pudiera elegir, dónde me gustaría estar?. La respuesta a esta pregunta te ayudará a visualizar un posible objetivo. NO TE NIEGUES UNA RESPUESTA. RECHAZA EL PENSAMIENTO NEGATIVO INTERNO “…. Para qué sirve esto, yo lo que necesito son realidades….”

Desde ese objetivo, trabaja hacia atrás, hacia el momento actual, reflexionando qué pasos y acciones deberás hacer para llegar a él.

Este trabajo te dará el enfoque que necesitas para la acción pero también requerirá, compromiso contigo mismo, actitud positiva y persistencia.

Lo que tu CV no dice de ti.

María José Lasarte.

La semana pasada escuché a un Profesor, uno de esos profesores con P mayúscula, que les decía a sus alumnos de último año de grado, a punto de salir al mercado laboral: “Las empresas te querrán contratar si, después de entrevistarse contigo, la persona que vaya a decidir tu contratación está convencida que su empresa será mejor si tú trabajas en ella.”

Repito: “Las empresas te querrán contratar si, después de entrevistarse contigo, la persona que vaya a decidir tu contratación está convencida que su empresa será mejor si tú trabajas en ella.”

¿Crees que un decisor puede llegar a esta conclusión leyendo únicamente tu CV?

Claramente no.

Un CV es una imagen parcial, incompleta de ti mismo. Incluso el CV mejor elaborado sigue siendo incompleto, no refleja tu realidad total.

El CV no habla, no gesticula, no interactúa, no se adapta a tu interlocutor sobre-la-marcha. No transmite la energía que tú tienes. Tampoco te permite hacer un zoom instantáneo para resaltar un aspecto que durante una entrevista detectas que es estratégico y que has que poner encima de la mesa para que ese decisor… decida.

Y sobre todo, un CV no refleja cómo tú haces las cosas, cómo has actuado ni tu actitud para lograr los resultados que has conseguido en las organizaciones en las que has trabajado.

Tu objetivo es que la persona que te entreviste esté convencida al final de la reunión que su empresa, o la división que él lidera, será mejor si tú estás en su equipo, por tu modo de trabajar y por las acciones que has puesto en marcha durante tu trayectoria profesional, explicadas y avaladas con hechos.

Ten preparado un CV magnífico. Y, si puedes, NO lo envíes aunque te lo pidan. Utilízate a ti mismo para ponerte en valor. Con un método adecuado y una buena preparación, tú serás tu mejor embajador.

Formúla 3-2-1: Datos vs Emociones

Marta Gil-Casares.

¿Cuántas personas cercanas conoce que hayan atravesado esta situación? ¿quizá usted mismo?

Una situación que era anómala antes del 2008 ha pasado a ser habitual y lo peor es que ya está instaurada como tal en nuestro mercado de trabajo.

Explicar un “despido” nunca es una situación fácil. Y no lo es porque conlleva emoción y dolo. Además sabemos que necesariamente nos van a preguntar por ella! Por lo que debemos de estar preparados para emitir una respuesta que no genere nuevas preguntas...

Papel y lápiz es el mejor comienzo. Primero escriba textual qué le gustaría decir a un tercero sin meditar mucho, “tal cual suena”, como surja y no pare de escribir hasta que entienda que está todo el sentimiento recogido. A continuación arranque la/s hoja/s y guárdelo en el congelador (el papel no se congela!).

Papel y lápiz 3 días después. Traslade datos: Años prestando servicios en esa compañía, número de puestos desempeñados, número de jefes directos a los que ha reportado, cambios en la estrategia de la empresa a nivel local o internacional, etc….. Una vez tenga todos los puntos recogidos redacte un párrafo vigilando que refleje un hilo conductor (de lo general a lo concreto), incorpore lenguaje profesional, verbos de acción y sobre todo ASEPSIA. A continuación arranque la/s hoja/s y guárdelo/s en el congelador.

2 días después abra el ordenador y busque la grabadora. Abra el congelador y recoja los papeles. Poniendo en marcha la grabadora, en 1º lugar lea en voz alta el primer mensaje. Corte la grabación y, sin escuharla, haga la misma operación con relación al 2º mensaje escrito. Una vez finalice, por favor no los escuche!.

1 día después escuche lo grabado. Hágalo con intervalos de tiempo de al menos 1 hora y después decida qué es mejor emitir en función del impacto que le ha generado.

¡No hay color!.

Trajes a la medida

María Jose Lasarte.

¿Le sacas partido a tu ordenador/móvil/tablet? Yo cada vez más. Y te aseguro que no suelo mirar el manual de instrucciones ☺ ☺ ☺... Cada día descubro nuevas utilidades observando a mis hijos, que son nativos digitales, y viendo cómo maneja el excel y el PP mi compañera Mercedes, que es muy tecky.

Me maravilla pensar lo que me ha facilitado la vida aprender a capturar imágenes con el móvil y luego enviar “la foto” por whatsapp o email. Casi no hace falta ni escribir. Y qué decir del copy-paste!!! Ya ni nos acordamos de aquellos tiempos antediluvianos previos al copy-paste. Todo son ventajas.

Bueno, seguro que todo, todo?
El peligro radica en adquirir la mentalidad copy-paste, en el sentido de utilizar los mismos modos de hacer para situaciones que exigen confeccionar un traje a la medida.

En mi último post deje una pregunta en el aire: ¿cómo preparar una conversación para que sea útil? Cuando un profesional está diseñando su estrategia de generación de oportunidades en el mercado oculto, le surge la necesidad o la conveniencia de mantener una conversación con un miembro de su red, con el fin de pedir información o realizar una petición de otro tipo.

Muchas veces estas conversaciones se gestionan por email con un texto copy-paste, y claro, no se consigue la respuesta deseada. O bien se va a la reunión sin preparar el encuentro o con ciertas preguntas o comentarios copy-paste, a ver qué tal, ya se me ocurrirá algo en el curso de la conversación…, y así quemas el cartucho. Esto no funciona.

Las reuniones se preparan, es la manera de que sean eficaces. Piensa en tus objetivos para esa reunión, cómo acercarte si no os conocéis, qué investigación previa necesitas trabajar, qué preguntas te conviene hacer, trabaja el qué y el cómo. Papel y lápiz,… o un Word.

Y tampoco es necesario inventar la rueda cada vez: si tienes el tejido y te enseñan patronaje, prepara tu traje para cada reunión.

¿Qué marca la diferencia?

Marisa de Diego.

Cuando te enfrentas a una situación de cambio profesional y máxime si no es voluntario sino obligado por las circunstancias acaecidas, es normal que entres en una fase de vértigo provocada por la incertidumbre e inseguridad que nos genera empezar de nuevo.

Hay muchos aspectos que te van a ayudar a conseguir tu objetivo y que han sido ya abordados en este blog. Me gustaría reflexionar sobre aquellas actuaciones que cada vez veo más por los profesionales con los que trabajamos, y que marca claramente la diferencia hacia el éxito sobre todo si hablamos de tiempos a la hora de conseguir el objetivo que nos hemos marcado: PLANIFICACIÓN, CONSTANCIA Y TENACIDAD.

Elaborar un plan de acción preciso: acciones a realizar, identificación de contactos de interés, objetivos a cubrir con cada uno, estrategias a seguir según interlocutor, tiempos de cumplimiento y seguimiento, me ayudarán a tener una foto precisa y actualizada en cada momento de los avances que estoy dando. Esto me servirá para encaminar, rentabilizar mi esfuerzo.

La constancia y la tenacidad son los abanderados de ese plan. Solemos marcarnos objetivos a muy corto plazo y si no veo los resultados esperados puedo caer en el desánimo y frustración. Es necesario centrar nuestra mirada y poner en valor las puertas que he abierto y realizar un seguimiento preciso para que no se cierren ya que serán las que me permitan conformar una red de nuevos contactos, nuevas oportunidades para conseguir mi objetivo a medio plazo.

Como decía Napoleón Bonaparte: “Con constancia y tenacidad se obtiene lo que se desea; la palabra imposible no tiene significado".

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background