Tag Archives: perder el miedo

Loading
loading..

Conócete a ti mismo

Ignacio Sestafe.

Cuando se comienza el proceso de un cambio profesional, bien de forma voluntaria o bien forzado por otras circunstancias, se comienza un viaje que no sabemos bien a dónde nos va a llevar ni cuánto tiempo va a durar. Si, además, este cambio se produce con una importante experiencia profesional acumulada, la complejidad aumenta.
Y en esta situación compleja, es donde la ayuda profesional puede marcar una diferencia importante.
Habitualmente, solemos necesitar más ayuda de la que creemos y hay que admitir que no siempre nos resulta fácil dejarnos ayudar.

¿Ayuda profesional? ¿Para qué? Pues para conocerse bien a uno mismo, algo que, en la antigua Grecia, en Delfos para más señas, ya aconsejaron los padres de la filosofía.

Marta y Marisa realizan un extraordinario trabajo ayudando a muchos profesionales a poner en orden todo su bagaje profesional: su experiencia, sus habilidades, sus logros y hasta sus emociones. El taller de orientación, las sesiones, las reuniones……. son herramientas que dominan y que son determinantes para trabajar en la preparación de un plan personal.

El trabajo sobre este plan permite formular adecuadamente quiénes somos y nos ayudará a enfocar hacia dónde queremos dirigir la próxima etapa del viaje.
Compartir la experiencia con otras personas, desde una perspectiva totalmente colaborativa, también supone otro apoyo importante en este autoconocimiento.
Por último, mi sincero reconocimiento y agradecimiento al trabajo de Marta y Marisa, por su labor de asesoramiento y ayuda a tantos profesionales excelentes.

Mi Búsqueda

Pelayo Goizueta.

Cuando en mayo de 2017 tomé la decisión de abandonar mi empresa, la empresa que había lanzado junto a mi socio cuatro años atrás, y en la que tanto esfuerzo e ilusión había depositado, supuso un trago amargo, difícil de asumir….pero había que hacerlo, y sobre todo había pensar en la forma de hacerlo.

Al principio se me vino el mundo abajo; no me lo podía creer… ¿Otra vez a buscar?, ¿Ahora que pensaba que nunca más iba a tener que hacerlo?…..¿Y cómo empiezo?; ¿A quién llamo?; ¿Qué le digo?…..Bueno, el caso es que empecé a llamar, fundamentalmente a contactos profesionales y amigos, pero sin mucho orden, y sobre todo sin un discurso claro. Pedí ayuda también a alguien para que me ayudara a mejorar mi CV y carta de presentación…..pero aún así no estaba obteniendo los resultados deseados. Me ponía como disculpa que era junio ya, que la gente estaba más pensando en verano, que por eso tampoco me estaban haciendo mucho caso……pero en el fondo sabía que algo no estaba haciendo bien, y que si no empezaba a utilizar una estrategia adecuada, muy probablemente los resultados no llegarían. En este punto es cuando me acordé de Marta y de Marisa. Ya había hablado con ellas – e incluso había hecho el POP (Programa de Orientación Profesional)- en el año 2012, y aunque en su día no les había hecho mucho caso, su método sí me había parecido interesante, y supe que posiblemente algún día me vendría muy bien.

Así, a la vuelta decidí retomar el proceso de búsqueda. Me quedó clarísimo que mi discurso era muy poco convincente, era confuso y transmitía poca seguridad. A partir de ahí, empecé las reuniones individuales con Marisa, y el discurso fue mejorando, así como la seguridad en mí mismo, el orden, la estrategia……Pero sobre todo desde el principio me quedaron tres cosas muy claras que desde Marta y Marisa me transmitieron:

  1. El proceso de búsqueda de empleo implica preparación; y preparación a conciencia: hay que tener preparado el discurso para cualquier momento (por la calle, por teléfono, con un amigo, con un contacto profesional,….) porque nunca sabes dónde te va a poder surgir la oportunidad, y hay que estar siempre Hay que huir de la improvisación.
  2. No hay contactos malos; sólo son malos los que no se hacen. La oportunidad de tu vida te puede llegar del sitio y de la persona más insospechada; por eso cuanto más gente sepa que estás buscando – y por supuesto lo que estás buscando – mucho mejor.
  3. Y por supuesto: constancia, constancia y constancia

Con estos tres conceptos muy claros, “me puse las pilas”, y empecé a llamar, a quedar con gente, a mandar emails, a contactar por linkedIn….muchos días eran frustrantes, pero sabía que era el camino y que tarde o temprano iba a llegar. Mientras tanto, por supuesto, Marisa me iba ayudando: pulíamos ciertos aspectos de mi discurso, me comentaba en qué momento hablar con determinada persona…..pero siempre estaba ahí, para ayudarme, para echarme una mano….como también lo han estado las personas a las que he conocido.

¡¡¡¡¡Y finalmente llegó!!!!; primero una oferta que no me satisfizo plenamente; pero después la definitiva, y antes de que hubieran pasado tres meses de haber empezado mi búsqueda aplicando una nueva estrategia..

Marisa, Marta y María José, y por supuesto el resto de personas que me han ayudado…muchísimas gracias….sin vosotros esto no lo hubiera logrado!!!. Sólo espero poderos devolver algún día el favor y la ayuda prestadas.

Parar-Pensar-Creer.

Marta Gil-Casares.

Proceso eminentemente práctico que incluye dedicarnos el tiempo que hasta ahora nos hemos regateado con dosis de curiosidad y compromiso. Implica aprender a valorarse, definir nuestros objetivos, visualizar la acción en la imaginación, diseñar una estrategia adecuada y, sobre todo, comprometernos con ella, desarrollando la autoconfianza como base del éxito, aprendiendo a gestionar nuestros miedos y la incertidumbre.

El significado de la palabra ÉXITO en este proceso depende de la actitud con la que lo emprendas. Lo que me ha demostrado la experiencia es que para llegar a alcanzarlo- cada uno desde su enfoque particular-podrían valer estas recomendaciones:

¿qué necesito?
asertividad para intervenir
claridad para exponer
datos para argumentar

¿cómo lo consigo? A través de la…:
reflexión como medio para saber donde quiero ir
preparación como herramienta del cambio
planificación para seguir la hoja de ruta

¿de qué me ayudó? De….
la sonrisa para vencer dificultades
la voluntad para levantarme
la profesionalidad para avanzar

¿para qué me sirve?
con la práctica, para hacer fácil lo difícil
para devolver parte de lo recibido
para mejorar la situación de otros

Desde aquí os animo a que paréis el reloj, os toméis tiempo y os deis permiso para parar y pensar: qué quiero, por qué lo quiero, para qué lo quiero y con quién quiero ir. Siguiendo las recomendaciones anteriores se puede alcanzar!

La Universidad y Los Jóvenes Talentos.

Marta Gil-Casares.

Hace unas semanas viví una experiencia tremendamente gratificante en la Escuela de Ingenieros de la Edificación de la UPM. Tuvimos la oportunidad de trabajar con 60 alumnos que actualmente están cursando entre 3º y 4º grado en la Escuela que se presentaron voluntarios a un Programa de Orientación Profesional. ¿Qué trabajamos?

Les preparamos, sin que ellos lo supieran, para poder exponer ante una audiencia selecta de empresas expertas en el sector de la construcción, una presentación personal- profesional de menos de 3 minutos. No sólo trasladaban las razones (vocacionales la gran mayoría) que les habían llevado a seleccionar su carrera sino que además transmitían a qué dedicaban tiempo y esfuerzo compaginando sus estudios con uno o varios trabajos por cuenta ajena: impartiendo clases a estudiantes, atendiendo al público en trabajos como dependientes, camareros o pinches, apoyando grupos de niños con ciertas discapacidades e incluso sacando tiempo para entrenar deportes de élite y por supuesto buscando sponsors!. De hecho contamos en el grupo con una Campeona de España de Natación y otra muy reciente Subcampeona del Mundo de Kenpo-Karate.

Lo más emocionante fue ver la transformación de nuestros participantes: de jóvenes tímidos y no conscientes de los logros que habían alcanzado en su corta vida profesional a convertirse en profesionales seguros con una historia muy interesante que compartir y sobre todo valorada por los Directores de Recursos Humanos de las compañías allí presentes. Como muestra os dejo un correo que recibí posteriormente que me lleno de orgullo con relación a nuestros estudiantes!

“Hola Marta,
Enhorabuena por el acto de hoy. Gracias a profesoras como vosotras se abre un mundo de posibilidades para los profesionales jóvenes. He visto con qué entusiasmo participabais y veáis el resultado de vuestro trabajo y con qué devoción, admiración y respeto os miraban vuestras alumnas.

Quería daros todo el apoyo y agradeceros que nos hayáis invitado. Ha sido un honor poder estar en la ETSEM esta mañana. Inspirador. Ojalá nosotros hubiéramos podido tener una oportunidad así!
Toda mi admiración.

Un saludo,”

¿Qué mejor recompensa que éste tipo de feedback?

Por último resaltar que esta iniciativa no sería posible sin el esfuerzo e interés tanto de la Directora de la Escuela, Dª. Mercedes del Río Merino como del Subdirector de Relaciones Institucionales y Comunicación, D. Víctor Sardá, y por supuesto a la inestimable ayuda de mis colegas Marisa de Diego y María José Lasarte. Todos, además de ser muy buenos trasladando conocimiento ven en el estudiante de la Escuela y, en general de toda la Universidad Española, el enorme potencial que ya tienen como futuros profesionales.

Un poco de ayuda da el mejor de los resultados. Como decía Churchill “Discúlpeme, voy a preparar la improvisación de mañana”.

Mejor bien acompañado.

María José Lasarte.

Soy una persona bastante independiente. Y me gusta serlo, valerme por mí misma hace que me sienta fuerte. Si puedo “yo lo hago”. Ahora bien, si me dejo llevar por el gustazo de hacerlo todo sola, puedo perder muchas oportunidades que me ofrece mi entorno. Uno de los mejores consejos que me han dado fue cuando en un momento de mi vida alguien cercano me dijo: “déjate ayudar”. Y la verdad es que lo hago cada vez más, me dejo ayudar, sobre todo cuando hay alguien que sabe más que yo de lo que sea.

Y es que acompañado se llega más lejos.

Si observamos a los deportistas de elite, todos tienen a su alrededor una red de apoyo. ¿Y quién forma parte de esta red de apoyo? Pues su familia, sus amigos, hasta aquí no hay grandes diferencias con el resto de los humanos. Y también forma parte de la red de apoyo su preparador físico, su preparador técnico, su médico, su nutricionista, su manager, su community manager...

¿Y si nos lo aplicamos a nosotros mismos?.

Me dirás que vaya presupuesto! No, no es necesario tener un médico en plantilla 100% a tu servicio, sino más bien ponerse en manos de tu médico de la SS o del seguro privado o de la empresa, que te siga, que conozca sus patologías y que te ayude en la prevención de las demás, estrés incluido. Un nutricionista y el preparador del gym, que te guíen a incorporar buenos hábitos en alimentación y en actividad física respectivamente, un buen asesor financiero, un buen amigo/profesional que te oriente en las redes.

¿Y cuál sería el equivalente a un preparador técnico?.

Pues un mentor. Un mentor es un experto que por haber investigado, observado y/o experimentado puede asesorarme en mis actuaciones:
• guiarme hacia dónde ir sabiendo yo cuál es la colina que quiero conquistar.
• conocer qué conocimientos y capacidades necesito desarrollar.
• ayudarme a focalizar mi energía para llegar a la colina.

En muchos ámbitos de la vida funciona el “mejor sólo que mal acompañado”. Ahora bien, en cualquier caso y sobre todo, si estás en un proceso de cambio, no siempre sencillo. Seamos realistas, ¿qué te parecería si pudieras estar “mejor acompañado”?.

Visión

Marisa de Diego.

Ante la necesidad de un cambio, muchos profesionales tienen claro qué quieren hacer y por lo tanto donde buscar, pero muchos otros y sobre todo ante la obligación de buscar un nuevo proyecto después de muchos años de carrera profesional, no tienen claro dónde focalizar su búsqueda de ahora en adelante.

A veces, saben lo que NO quieren pero ….. resulta que eso es lo que mejor saben hacer porque es lo que se han centrado muchos años¡¡¡¡¡. Aquí surgen las dudas. ..”Solo me van a coger para seguir haciendo lo mismo…, realmente no se hacer otra cosa…., pero no es lo que quiero hacer…..”, realmente donde puedo añadir valor con lo que he hecho…., Necesito que alguien me diga qué puedo hacer….”

Ante esta situación, esta sería la salida más fácil. Qué alguien haga mi trabajo….. Pero esto nunca funciona. Nadie mejor que tú sabe qué has aprendido, en qué entornos, situaciones o proyectos disfrutarías y harías un buen papel. Algo que parece simple y fácil de expresar tiene una gran complejidad ya que, como todos sabemos, la incertidumbre, indecisión y falta de claridad, lleva asociado una bajada de autoestima y seguridad.

¿Qué camino tomar?:

En primer lugar te sugerimos que te permitas SOÑAR: hazte la pregunta de: ¿Si pudiera elegir, dónde me gustaría estar?. La respuesta a esta pregunta te ayudará a visualizar un posible objetivo. NO TE NIEGUES UNA RESPUESTA. RECHAZA EL PENSAMIENTO NEGATIVO INTERNO “…. Para qué sirve esto, yo lo que necesito son realidades….”

Desde ese objetivo, trabaja hacia atrás, hacia el momento actual, reflexionando qué pasos y acciones deberás hacer para llegar a él.

Este trabajo te dará el enfoque que necesitas para la acción pero también requerirá, compromiso contigo mismo, actitud positiva y persistencia.

Autoliderazgo.

Marisa de Diego.

Este mes me gustaría resaltar la importancia del autoliderazgo para enfrentarse con éxito a una situación de cambio donde yo soy el protagonista, donde ante un entorno adverso o complicado que yo no puedo cambiar, mi actuación, seguridad y confianza, marcará la diferencia entre tener éxito o no.

Comparto con vosotros algunas ideas claves inherentes a este concepto:
• En primer lugar tenemos que trabajar el autoconocimiento. Saber quién soy, qué fortalezas tengo, cuáles son mis limitaciones, mis miedos e inseguridades.
• Aceptarme como soy. Confiar en mis capacidades, valorarlas y apoyarme en ellas para trabajar mis puntos de mejora.
• Aceptar la situación/nes que nos llegan en lugar de intentar buscar culpables.
• Identificar las limitaciones (internas) que están paralizándome o dificultándome el camino y que normalmente van asociadas a formas de actuar que consideramos correctas y hemos convertido en hábito. Romper ese hábito no es fácil, pero NO IMPOSIBLE.
• Ser consciente que nuestra actuación está ligada a formas de pensar e interpretar un escenario y que puede no ser coincidente con la interpretación o percepción de otros. Cuál es la realidad ¿?????
• Atrévete a hacer las cosas de manera diferente. Nada permanece. Todo cambia y nosotros también debemos hacerlo para adaptarnos a las nuevas exigencias que el entorno nos impone.
• Gestiona adecuadamente tus emociones. Si son ellas las que dominan, te será difícil visionar oportunidades con claridad.
• Hazlo desde la humildad, autocrítica y autoconfianza.

Estamos más acostumbrados a ayudar a otros que a nosotros mismos. Para mí un buen líder es aquel que tiene la capacidad y fortaleza de liderarse a sí mismo en primera instancia.

“Dominar a otros, es fuerza. Dominarse a sí mismo es poder”. Lao Tzu

El aprendizaje desde los fracasos.

María José Lasarte.

Hay mucha gente a la que cada mañana deberíamos agradecer lo que ha hecho por nosotros. Por ejemplo, cuando suena el despertador y encendemos la luz…

¡Gracias Thomas! ☺ ☺ ☺

La historia de éxito de Thomas Edison es conocida por todos. Es el inventor más prolífico de la historia, con cerca de 1.200 patentes. Sus aportaciones al mundo del cine… Su genio y actividad significó una transformación en la actividad de inventar.

Y entre todos sus éxitos, también tuvo cientos de fracasos previos. Y lo sabemos porque él mismo nos lo cuenta en su famosísima frase: “No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla”.

Saco este asunto a colación porque en el proceso de búsqueda de una oportunidad profesional no es frecuente que en la primera ocasión, en el primer proceso, se alcance el objetivo. ¿Y qué ocurre ante el “primer fracaso”? No somos máquinas con un interruptor ON y OFF, tenemos nuestro corazoncito y nuestros tiempos. Aprender de los fracasos y aprender a gestionar nuestros estados de ánimo es parte del viaje.

Las personas somos todas únicas y diferentes, sin embargo, tenemos muchas cosas en común. Muchas personas, tú seguro que conoces a varias, han pasado por esta situación. Cuando han conseguido la bombilla y les preguntamos de qué manera sortearon los obstáculos del proceso, sus recomendaciones giran alrededor de los siguientes tips:

• Pregunta a personas que han pasado por ese proceso, cómo lo han hecho. Prueba nuevos caminos.
• Pide feedback. Cuando te lo den, responde “gracias”: el feedback es un regalo.
• Reconoce tus áreas de mejora, diseña un plan de mejora personal y llévalo a la práctica.
• Reconoce tus fortalezas. Apaláncate en ellas.
• Cuando estés reflexionando, utiliza un tono respetuoso contigo mismo.
• Aprende a registrar y a comprender tus reacciones emocionales. Luego aprende a gestionarlas.
• Busca apoyos para los momentos más difíciles. Todos tenemos nuestras personas “de corcho”, que cuando estamos hundidos nos ayudan a salir a flote y nuestras personas “de recarga”, con las que después de compartir una cerveza nos sentimos mejor que antes.

Desde un revés, además de seguir buscando la bombilla de un modo más eficiente, también puedes reforzar tus competencias de gestión personal. Este es el aprendizaje. Para toda la vida.

Reflexión y Resultados.

Marisa de Diego.

El inicio de un nuevo año siempre nos hace replantearnos muchas cosas, entramos en un periodo de reflexión y compromisos, máxime si estamos en un momento donde la necesidad de cambio profesional, forzada o voluntaria nos exige actuar deprisa.

Me gustaría acompañaros en esa reflexión compartiendo algunos puntos que considero importantes.

Si partimos de un aspecto clave para la acción que son las creencias sobre nuestra realidad, tenemos que empezar siendo conscientes de si éstas nos están limitando o ayudando al cambio que queremos dar. Como decía Hemingway en su teoría del Iceberg, cuando miramos nuestra realidad tenemos que saber que solo estamos viendo la parte visible del iceberg (un 20% del total) y el resto (zona sumergida) corresponde a la parte inconsciente. Obviamente nos resulta más fácil trabajar con aquello que vemos o tenemos asimilado y tendemos a considerar que es la forma correcta de actuar aunque no nos esté dando los resultados que queremos. ¿No nos estamos justificando (ya no tengo edad ni tiempo para cambiar ¡¡¡, yo no puedo hacer eso¡¡¡¡¡, eso no va conmigo¡¡¡¡….) ??. ¿Creéis que merece la pena intentarlo?.

Cómo hacerlo?:

• Primero, identificando las creencias arraigadas y aprendidas que hace que actuemos de una forma concreta y que consideramos que es la única o mejor vía. Saber qué creencias debo mantener y cuáles me están limitando. Las primeras me ayudan a tener mayor confianza en mi mismo y superar situaciones complejas, las limitantes nos impiden movernos o por lo menos ir por el camino correcto.
• Aceptar que la desestabilización inicial que me pueda generar planteándome otras formas de hacer, puede ser superada por los resultados. Si pensamos que podemos hacerlo, lo haremos, si nos repetimos que es imposible, nunca lo lograremos.
• Verbaliza tu reflexión con objeto de dar fuerza al pensamiento y escucha con atención lo que dices. Ese es el primer paso para ser consciente y comprometerte a cambiar o modificar creencias.
• Compártelo con otros, con personas que para ti sean un referente por cómo actúan, qué han conseguido o por su experiencia.
• Escucha con atención las ideas que te exponen. Mantén la mente abierta a otras perspectivas o creencias.
• Si has aprendido de tus errores, se consciente que aprender de los errores de los demás te ayudará en gran medida a ganar tiempo.
• Escribe tus conclusiones y compromisos. Prepara tu plan de acción y tus mensajes que también deberás escribirlos. Esto te permitirá darles una estructura y generar mayor seguridad a la hora de expresarlos.
• Y, lo más importante, empieza a poner en práctica tu plan sin demora……

Formúla 3-2-1: Datos vs Emociones

Marta Gil-Casares.

¿Cuántas personas cercanas conoce que hayan atravesado esta situación? ¿quizá usted mismo?

Una situación que era anómala antes del 2008 ha pasado a ser habitual y lo peor es que ya está instaurada como tal en nuestro mercado de trabajo.

Explicar un “despido” nunca es una situación fácil. Y no lo es porque conlleva emoción y dolo. Además sabemos que necesariamente nos van a preguntar por ella! Por lo que debemos de estar preparados para emitir una respuesta que no genere nuevas preguntas...

Papel y lápiz es el mejor comienzo. Primero escriba textual qué le gustaría decir a un tercero sin meditar mucho, “tal cual suena”, como surja y no pare de escribir hasta que entienda que está todo el sentimiento recogido. A continuación arranque la/s hoja/s y guárdelo en el congelador (el papel no se congela!).

Papel y lápiz 3 días después. Traslade datos: Años prestando servicios en esa compañía, número de puestos desempeñados, número de jefes directos a los que ha reportado, cambios en la estrategia de la empresa a nivel local o internacional, etc….. Una vez tenga todos los puntos recogidos redacte un párrafo vigilando que refleje un hilo conductor (de lo general a lo concreto), incorpore lenguaje profesional, verbos de acción y sobre todo ASEPSIA. A continuación arranque la/s hoja/s y guárdelo/s en el congelador.

2 días después abra el ordenador y busque la grabadora. Abra el congelador y recoja los papeles. Poniendo en marcha la grabadora, en 1º lugar lea en voz alta el primer mensaje. Corte la grabación y, sin escuharla, haga la misma operación con relación al 2º mensaje escrito. Una vez finalice, por favor no los escuche!.

1 día después escuche lo grabado. Hágalo con intervalos de tiempo de al menos 1 hora y después decida qué es mejor emitir en función del impacto que le ha generado.

¡No hay color!.

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background