Tag Archives: Trayectoria Profesional

Loading
loading..

Gran aprendizaje

Por Teresa Burgos.

Cuando un amigo me sugirió que fuera a ver a Marta, pensé que era imposible que pudiera ayudarme: si no sabía qué quería hacer con mi vida y además con “esa trayectoria tan rara que había llevado después de la crisis y que había destrozado mi carrera profesional”. Pero como no tenía nada que perder fui a verla. ¡Y menos mal que fui! Marta y Marisa me han ayudado a dar un giro en mi vida tanto profesional como personal.

Lo primero que vi cuando hablé con ella, y luego me apunté al grupo, es que no era la única persona en esta situación: gente brillante, con unas carreras impresionantes tenían las mismas inseguridades. Como no paraba de repetirnos, ahí estaba nuestro “saboteador” intentando boicotearnos. Y a mí me boicoteaba mucho. En el taller no fui capaz de contar mis últimos años profesionales. Imposible. No era capaz. Tuvo que salir Marta a contar mi trayectoria profesional. Y cómo la contó!!! No era posible que lo que ella expresó fuera lo que había hecho yo en mis últimos 8 años. Pero sí. Era justo eso. Y la razón fundamental era que ella sí se lo creía y yo no. Qué arraigado estaba Mi “saboteador”.

Así que me puse a trabajar con Marisa. Empecé por una labor de introspección enorme, donde tenía que:

1) Encontrar varios logros en mis distintos trabajos. Logros! Pero si yo era financiera y no había tenido logros. Y además cuantificarlos!!!. !!!. Gracias a Marisa, y después de darle mil vueltas, me di cuenta de que sí había tenido logros en mis trabajos. Y así los plasmé. Y no estaban mal.

2) Decidir qué trabajo quería y en qué sector… Y yo qué sabía!! Lo que surgiera. Donde fuera. Bastante había hecho con tener claro que quería volver a trabajar por cuenta ajena. Me había costado 8 meses decidirme y no bastaba con eso!. ¡¡¡¡Tenía que decidir qué puesto buscar y en qué sector!!!! ¡Imposible!. Pues sí. También gracias a Marisa, puse foco y definí qué posición buscaba y en qué tipo de empresa

3) Poner en valor toda mi trayectoria. Puff. Los 15 primeros años: carrera corporativa en empresas multinacionales de diversos sectores. Vale. Relativamente fácil. Pero desde 2009. ¿Cómo podría servir a una empresa mi experiencia posterior? Había montado una franquicia educativa (nada que ver con el mundo financiero corporativo), luego trabajé unos meses en el extranjero (en operaciones), a la vuelta llevaba año y medio trabajando por proyectos como consultora freelance en pymes. Menudo batiburrillo. O al menos era lo que sentía en ese momento y, por tanto, lo que transmitía. Y de nuevo, ahí estuvo Marisa, consiguiendo que me diera cuenta de todo lo que había aprendido en estos años, de lo que me había curtido, de las experiencias que había vivido… Le costó, pero consiguió que lo valorara y me lo creyera.

Una vez que me sentí preparada, salí al mercado. En ocho meses me reuní con 104 personas. Todas las semanas planificaba a quién iba a ver y a qué eventos iba a asistir(compaginándolo con algún proyecto que conseguía como freelance). Tras las visitas, apuntaba cómo me había ido y analizaba los consejos que recibía. Era fundamental vencer “el síndrome de la agenda vacía”, tenía que ocuparla de forma útil y estructurada. En ese camino tuve momentos muy buenos (varios procesos a la vez, conocer a gente que te recibía y aconsejaba de manera totalmente desinteresada) y momentos muy malos. Y en todos ellos Marisa siempre estuvo presente para animarme, ver qué errores había cometido… Sin ella, habría sido imposible.

Para mí lo más difícil de este proceso fue la gestión de las emociones: vivir en una permanente montaña rusa, con subidones cada vez que tenía una entrevista y bajones cada vez que se caía un proceso. Pero mirándola con perspectiva, ha sido una época de mi vida muy positiva, de gran aprendizaje, que disfruté (sin darme cuenta), y donde he conocido a gente interesantísima.

Marisa y Marta, gracias, gracias y mil veces gracias.

Frente a frente…..

Marisa de Diego.

En este espacio hemos compartido reflexiones sobre el poder de cada uno de nosotros a enfrentarnos a situaciones nuevas que nos asustan y no sabemos con certeza si seremos capaces de conseguir el éxito, tanto personales como profesionales. Precisamente por la asiduidad con la que tenemos que enfrentarnos a ellas es por lo que escribo estas líneas ligadas a profundizar en la reflexión.
Cuando tenemos que hacer frente a una situación nueva y, en muchos casos, motivada por un desencadenante inesperado y doloroso, la primera reacción es decirme a mi mismo “yo puedo” aunque simultáneamente alguien me repite sin cesar “no lo conseguirás”.
Sabemos que quién nos lanza estos mensajes es nuestro segundo yo (lo que llamamos saboteador), pero tiene mucha fuerza si permites que se asiente en tu ánimo y decisión. Te produce ansiedad, dudas de tus capacidades y temes, ante todo, fracasar.
No es fácil gestionarlo pero siempre hay vías que nos funcionaran. No podemos simplemente negarlo sin más, porque seguirá ahí. Debemos utilizar una estrategia adecuada a cada uno que nos ayude a minimizar su presencia y liderazgo en nuestra actuación.
Cuando hablo de estrategia no me refiero a poner en positivo sin más los mensajes de negación que me llegan: “no podrás-puedo hacerlo”, “no estás preparado-tengo los recursos”, “los hay mejores que tú-yo tengo mucho que aportar como los demás”, etc, etc…..
Según la experiencia y aprendizaje adquirido después de trabajar con muchos profesionales que se enfrentan a esta situación, los pasos a dar que dan su fruto son:
• En primer lugar deja de preguntarte “por qué a mi”.
• Comparte tu situación con otras personas para bajar el nivel de ansiedad. Bien sabemos que la verbalización nos ayuda a desahogarnos, al mismo tiempo que nos vamos dando cuenta de que realmente hay muchas cosas que puedo y debo poner en marcha.
• Escribe tu objetivo a corto y medio-largo plazo. Sobre todo en el medio-largo plazo busca tu sueño. Esta fase requiere de una reflexión profunda sobre todo el aprendizaje obtenido a lo largo de tu carrera.
• Poner en marcha acciones diferentes. Atrévete a cambiar. Este paso es el más importante ya que tener pequeños avances, te permitirán “manejar” los mensajes de negatividad que te lanza tu saboteador.
Hay que ser consciente que lo que valía hace unos años ha dejado de funcionar. Intentar hacer lo mismo que has hecho en otras situaciones cuando el mercado ha cambiado tanto, no te ayudará en esta fase tan crucial. Te animamos a que pidas ayuda si no tienes clara la estrategia a seguir. Eso hará que ganes tiempo y cojas el camino correcto. Hay muchas personas que han pasado por este proceso y han conseguido su objetivo.
¿Por qué no conocer su experiencia?.

Transición: camino de aprendizaje y oportunidad.

Raúl Diez Sampedro.

La primera vez que hablé con Marta sabía que tenía que dar un cambio en mi carrera profesional pero no tenía claro el cómo. En casi 20 años de vida profesional nunca había tenido que buscar trabajo. En aquella primera entrevista con ella, y luego con Marisa, aprendí que la búsqueda de trabajo es en sí otro trabajo. Desde entonces, siempre bromeaba con mi mujer diciendo que tenía dos trabajos: el propio y el ajeno (por este orden). El propio donde estaba todo por hacer y el ajeno donde no tenía ni futuro ni ilusión. El primer diagnóstico de Marta y Marisa fue fulminante: ni método ni red de contactos.
Aprendí lo importante de una buena metodología, el plan de acción, cómo presentarme, cómo explicar qué quería hacer y cuáles eran mis éxitos profesionales y mis fracasos. Aprendí lo importante de dejar huella, de ser recordado profesionalmente (y qué difícil es). Pero en especial, aprendí a relacionarme con generosidad. Ahora siempre que acudo a una nueva visita me pregunto en qué puedo ayudar a mi interlocutor. Keith Ferrazzi en su libro “Never eat alone” dedica sus primeros capítulos a la generosidad. Es algo que espero no se me olvide nunca.
También tuve la suerte de afrontar mi tiempo de transición con mucha alegría. Disfruté como nunca de mis hijas, Manuela y Carlota, y de Elena, mi mujer. También de mis padres. Recuperé viejas amistades: colegio, carrera, master, trabajos… Mejoré mi formación, mi forma física, hice el Camino de Santiago con amigos de la infancia… he conocido y disfrutado de magníficas personas en el grupo de Marta. Ahora con la vista atrás, puedo decir que este último año de transición (no de búsqueda de trabajo sino “in between jobs”) ha sido uno de los mejores años de mi vida.
Si os puedo ayudar en algo, no dudéis en llamarme. Seguro que por lo menos, pasaremos un buen rato.

Dream, Dream, Dream…

Marta Gil-Casares.

Hoy ha sido un día especial, mejor dicho, MUY ESPECIAL… Hoy he tenido la oportunidad de que uno de mis sueños se haya convertido en realidad. Hoy he presentado a los miembros de mi grupo privado nuestra nueva app móvil. Desde aquí quiero agradecer a todos y cada uno de los miembros del grupo su confianza en nosotros y nuestro profundo agradecimiento ya que ellos han hecho posible que esto sea una realidad.

Hoy, de forma excepcional, me voy a extender en mi contenido del post, lo digo por si tienes algo de prisa…

Llevo 30 años trabajando, 23 de los cuales los he desarrollado como empresaria. En enero 2003 comienzo de forma tímida mi trayectoria en servicios de Planificación de Carrera y lo compagino con mi actividad como Head Hunter in-house de un banco de inversión. Cinco años después, me incorporo como Coach y Asesor Externo de IESE colaborando con el departamento de Alumni. A partir de ahí el número de personas que conozco y entrevisto mensualmente crece exponencialmente y me ayuda a incorporarme como Asesor Externo en otras Escuelas y Universidades Españolas.

Como consecuencia de la propia evolución del servicio y mi experiencia como empresaria, genero y registro una metodología que me permite acompañar a profesionales a diseñar su hoja de ruta a largo, medio y por tanto corto plazo y lanzo un portfolio de servicios encaminados a poder diferenciar la “búsqueda de trabajo” de la “generación de oportunidades”. Poco a poco voy dando forma a mis programas, individuales y de grupo y así aparece en mi cabeza la idea de montar un club de ejecutivos senior (más de 40 años).

Este camino lo he recorrido acompañada de un equipazo: Marisa de Diego desde 2006, María José Lasarte hace algo más de 2 años y Diana Castro como impulsora de nuestras redes sociales y blog.

El origen del grupo (abril 2013) lo impulsa fundamentalmente el hecho de detectar 2 necesidades acuciantes y básicas en los profesionales senior que lo integran:

· Su falta de contactos fuera de su vertical de conocimiento
· Su escasa seguridad a la hora de relacionarse con terceros como consecuencia de su decisión y/o necesidad de cambio inmediato.

Por estas razones el lema del grupo es “Ayudar a otros sin esperar nada a cambio”.

Su propia evolución y las actividades que hemos ido incorporando nos ha permitido ser consciente que el Grupo Llinkedin que cree ad-hoc para darle soporte tecnológico no podía dar más de sí, no era ya suficiente para impulsar y dar mayor valor al grupo. Me enrolé en el programa de Digital Business impartido por The valley (para seniors) y allí se me ocurrió la idea! Tomé la decisión de invertir y dar un nuevo enfoque desarrollando un app no sólo a la medida de las necesidades de sus integrantes sino de mis inquietudes.

Esta aplicación entra en vigor el 1 de octubre. YA NO ES UN SUEÑO! Gracias por ayudarme, de corazón.

Nunca es Tarde.

Manu González-Tarrio.

Conocí a Marta Gil-Casares hace ocho años. La conocí en un momento de transición profesional y en ese momento me invito a hacer el taller y a conocer su método. Tuve suerte y en muy poco tiempo y sin dejar mi trabajo me surgieron propuestas interesantes. No hice caso y entonces no me apunte.

En junio de 2015 después de dos años profesionales muy complicados, tanto en lo personal como en lo profesional, era consciente de que mi trayectoria en la empresa en la que estaba trabajando terminaría en diciembre 2015 y que tenia que empezar a buscar nuevas oportunidades de manera profesional y organizada. La coyuntura económica ya no era la misma y pese a que mi experiencia profesional era mucho mas dilatada, fui consciente de que debería buscar trabajo de una manera profesional. Me acorde entonces de Marta y me puse en contacto con ella. En julio estaba haciendo el pop con otros cuatro compañeros y entonces me di cuenta de todo lo que me quedaba por delante: Conocer las empresas en las que por mi experiencia podía aportar valor, hacer un mapa de búsqueda, explotar mis contactos (y los contactos de mis contactos) ordenar mi mensaje de salida sin hablar mal de la compañía en la que había trabajado, explicar mi experiencia profesional de forma solida, conocer mis puntos fuertes y los débiles. Hacer mi CV para que fuera eficaz en la transmisión de mis activos profesionales, identificando mis éxitos, trabajando trabajando sobre mis responsabilidades, pero lo que era mucho mas importante, buscar un método de búsqueda, un método “científico” con el que desde el principio, supiera que hacia bien y que hacia mal.

Todo el equipo de Marta, Marisa de Diego especialmente (que es quien ha bregado –y como!- conmigo) y María José Lasarte, estaban siempre para ayudarme, para aconsejarme, apoyándome, haciendo feedback de mis acciones.

Al principio, como todos los que participamos en el taller y después aplicamos su método de busca, estaba perdido. Mas tarde cuando ya entendí que hacer y como, pase momentos de desaliento y desesperación. Marisa siempre estaba allí, alentándome en el trabajo mas ingrato que nunca tuve. Un trabajo por el que no te pagan y en el que los resultados nunca sabes cuando surgirán. Marta y su equipo confiaban en mi, incluso cuando yo no lo hacia y ellas han sido un motor para que no parase.

Me puse como objetivo ver a dos contactos relevantes cada día (muchos head hunters) y en enero fui consciente, de que si bien hay que trabajar todos los frentes, con nuestra experiencia, edad y trayectoria profesional, la oportunidad me llegaría a través de uno de los muchos contactos a los que estaba viendo durante esos meses.

He tenido durante estos meses varias oportunidades y he participado en muchos procesos, algunos fallidos, otros en los que he dicho que no , otros proyectos en los que sigo colaborando…

Finalmente en el mes de junio(el día 21), me propusieron un puesto y de manera absolutamente inesperada, diez días después, en un proceso “exprés” me incorpore en la compañía en la que estoy hoy, feliz, posiblemente en el proyecto que mas me esta llenado profesionalmente , con 27 años de experiencia a mis espaldas.

Que me ha pasado en estos meses: Tengo una agenda profesional muchísimo mas rica, he tenido acceso a profesionales que jamás me hubiera imaginado que se sentarían conmigo a departir sobre un sector, posibilidades de un país o proyectos profesionales. He madurado muchísimo y lo que es mas importante, he aprendido a mover mis contactos, a buscar un trabajo de manera ordenada, conociéndome a mi mismo mucho mejor e identificando sectores, compañías y accionistas a los que con mi experiencia les puedo aportar valor.

Marta, Marisa y María José, gracias por este año de soporte, de consejos, de seguimiento y de inestimable ayuda.

A los que como yo hace un año, os encontráis sorprendidos por una situación (temporal) profesional no deseada, confiar en Marta Gil-Casares (y en su equipo), en su método y en su experiencia y lo que es mas importante si cabe, confiar en vosotros mismos!!! Con trabajo y método lo conseguiréis como lo he hecho yo.

¡Muchas gracias!

El corto frente al medio-largo plazo.

Marisa de Diego.

Cada vez nos encontramos con más profesionales qué después de 20-25 años de experiencia se encuentran que su carrera por cuenta ajena está llegando a su fin o bien que, encontrándose a esa edad con la obligación de encontrar un nuevo proyecto profesional, no tienen claro su próximo objetivo, ¿realmente qué me apetece hacer?, ¿Me gustaría hacer algo diferente, pero qué?...

Cuántas veces hemos dicho que las organizaciones trabajan pensando solo en el corto plazo y que de esa forma se pierden muchas oportunidades de negocio y que cuando vengan las “vacas flacas”, entonces se darán cuenta de lo que tenían que haber hecho. En muchos casos, es demasiado tarde. Muchas empresas y pequeños negocios echan el cierre definitivamente.

Y nosotros, ¿no hacemos lo mismo con nuestra carrera?.

Si todo nos va bien, si voy progresando, adquiriendo nuevas responsabilidades, pudiendo tener una vida desahogada, por qué voy a pensar o preocuparme por el futuro?

Más tarde o más temprano, a todos nos llega el momento de tener que tomar decisiones que nunca nos habíamos planteado.

Trabajar en el corto plazo es necesario para ir cubriendo los objetivos que nuestra posición nos exige, para ir ganando estabilidad económica… pero, cuidado, esa es solo una parte importante de nuestro trabajo. Debemos tener siempre presente una visión a medio y largo plazo e ir dando pasos que nos faciliten nuestro siguiente salto.

• Siendo conscientes en cada momento de qué fortalezas y conocimientos estamos adquiriendo: valor diferencial.
• Sabiendo qué nuevos proyectos podré y me gustaría afrontar.
• Potenciando, cuidando y gestionando adecuadamente tu red de contactos.
• Creando tu “marca personal”.
• Llegues o no a montar tu propio negocio, no dejes para el último momento el pensar qué podría hacer si llegara el caso, dónde podría generar valor con todo lo aprendido. Genera tu “red de prescriptores”.
• Identificando qué nuevos conocimientos debo ir adquiriendo que me den seguridad y claridad ante los nuevos retos.

Y todo esto acompáñalo con un compartir con otros tus inquietudes, tus miedos, tus ideas. Como me dijo una vez un profesional con el que trabajamos, “Me habéis ayudado a saber qué preguntas tenía que hacerme para obtener las respuestas correctas por mí mismo”.

Nuevo Enfoque.

Coro Morales.

Cuando en julio de 2015 cerraron definitivamente la compañía en la que había estado felizmente trabajando los últimos 13 años de mi vida, pese a ser un cierre sobradamente anunciado, me dio un vértigo tremendo. Mi CV totalmente desactualizado, mi perfil en Linkedin apenas completado y, ¡lo que es peor!, ¡¡¡¿Dónde se habían ido esas páginas salmón “de toda la vida” donde salían todas las ofertas de empleo?!!!

Como empezaba a entrar en pánico hablé con mi amiga Marta Gil Casares y me propuso incorporarme al grupo. Lo primero fue hacer el taller POP. Ahí me di cuenta que ni siquiera era capaz de explicar con cierto orden lo que, hasta ese momento, había hecho profesionalmente. Por otro lado, me invadía ese tonto pudor, que nos pasa a algunos españoles, que nos impide hablar bien de nosotros y contar nuestros éxitos profesionales. Con mucha paciencia Marisa y yo fuimos poniendo en orden mi CV, el perfil de Linkedin y, lo más importante, la presentación de mi vida laboral. Aprendí a reconocer y resaltar mis éxitos y mis puntos fuertes y a reconocer mis debilidades y presentarlas en la forma más positiva posible. Pero con eso, solo había hecho un buen equipaje para iniciar mi viaje hacia la búsqueda de un nuevo trabajo. Ahora había que GENERAR VISIBILIDAD (seleccionar sectores) y empezar a contactar con gente ¡Y eso fue lo más difícil para mí! Y lo que más le costó a Marisa convencerme. Para mí, mandar 10 e-mails con mi CV a 10 personas era mi trabajo diario para buscar un trabajo. Darme cuenta de que eso no sirve para nada, que no deja rastro y que es muy probable que mi CV acabe en la bandeja de “deleted items” de un ordenador no fue tarea fácil. Como tampoco lo fue asumir que lo que hay que hacer es salir de esa zona de confort y llamar directamente a las personas adecuadas y “arrancarles” una cita para que te conozcan y empezar a venderte. Asumir que no hay límites, que, como dice la canción… los amigos de mis amigos son mis amigos ….! ¡¡Hay que ir a por todos!! No fue fácil pero, al final, lo hice.

Desde el 1 de abril estoy trabajando en una empresa cuyo negocio principal está fuera de España, un tipo de empresa grande y con proyección internacional muy similar a las que estaban en mi lista de “empresas candidatas”. Este trabajo lo he encontrado en parte por mi experiencia profesional y mi manera de “venderla” y por llevar las entrevistas bien preparadas con la ayuda inestimable de Marisa ¡Nada hay que dejar a la improvisación!. También debo mucho a los contactos. Si has detectado una posición profesional que te interesa, hay que empezar a indagar en toda tu agenda y en la de tus amigos y conocidos para ver si conoces a alguien que te informe de la Empresa en cuestión y que pueda presentarte. Ahí ya tienes una ventaja frente a otros candidatos.

Hoy estoy contenta. Creo que este entrenamiento con el método MGC es muy interesante y muy útil y no solo para encontrar un trabajo sino para ponerlo en práctica en tu vida en muchas otras ocasiones, para valorarte y saber contarlo, para vencer miedos …, Gracias, gracias a estas tres súper ladies por su apoyo y su ayuda ¡ha sido una maravillosa experiencia!. No me estoy despidiendo, porque yo no me voy …eso es lo malo, que esto engancha y crea adicción, ¡menos mal que no es perjudicial para la salud!.

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background