Experiencias vividasFirmas Invitadas

¡Conecta con tus fortalezas!

Creo que una de las mejores lecciones que aprendí de Marta y Marisa, fue lo de poner en valor tus puntos positivos, y apreciar tu experiencia. Yo me había acostumbrado demasiado a mirar mis defectos. Esta manera de mirarme no me estaba ayudando en la nueva etapa a la que me enfrentaba…
Mi vida profesional aunque muy intensa, (jornadas de 18 horas, viajes por medio mundo, y sin fines de semana durante años… es lo que tiene la consultoría!), siempre me había parecido muy sencilla. Llevaba 25 años sobreviviendo a vaivenes empresariales dentro del ecosistema de la consultoría y pensaba que había generado tanta capacidad de resiliencia, que podía hasta regalar…
Pero la consultora en la que llevaba trabajando los últimos 6 años, fue adquirida por una de las “big 4” y los Socios de mi compañía, en un esfuerzo de supervivencia, se enfrentaron entre ellos, enzarzándose en una guerrilla llena de traiciones donde mi situación se vio comprometida.
Me había quedado sin trabajo, y curiosamente lo que más me preocupaba era saber lo qué quería hacer a partir de ahora. Vivía la situación como una oportunidad para construirme un futuro más acorde a mi familia y a mi, pero con una inmensa frustración por no saber lo que quería. A quién llamar si no sabía qué pedir? En dónde mirar si no sabía qué buscar? ¿Qué explicar si no tenía un sueño?
Me había levantado muros, pensando en las dificultades y no en las posibilidades. Marta y Marisa me ayudaron a poner en valor mi experiencia laboral y a apreciar mis fortalezas. Cómo no pensé en esto antes? Si no sabía de qué punto quería partir era muy difícil construir un camino.
Empecé a trabajar con varias hojas Excel, una por cada una de los caminos por los que no sabía decantarme. Iban surgiendo oportunidades pero me frenaba porque no estaba segura de querer eso. Me costó un tiempo definir mi camino, no por falta de alternativas, sino por falta de conectar con mi corazón y entender donde estaba mi pasión en ese momento… y cuando por fin conecté con mi núcleo interior, entendí lo que quería. Fue hacerlo y la oportunidad apareció de entre todas las hojas Excel, de entre todos los contactos hechos y de entre todas las conversaciones con café.
Tras casi dos años trabajando en una empresa de medios digitales, hace pocos meses sentí que debía evolucionar. Esta vez lo he vuelto a hacer yo sola, basándome en lo aprendido con Marta y Marisa, y buscando lo que necesitaba desde mi interior. Lo he conseguido y tengo una vida laboral con muchos de los elementos que quiero.
Y así hasta que sienta que necesito otro cambio… Anímate! Sólo tienes que conectar con tus fortalezas!

Escrito por Margarita Villegas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *