AcciónCoachingExperiencias vividasmetodomgc

Escuchar es Aprender

Publicado el

María José Lasarte.

Entre lo que pienso,
Lo que quiero decir,
Lo que creo decir,
Lo que digo,
Lo que quieres oír,
Lo que oyes,
Lo que crees entender,
Lo que quieres entender,
Lo que entiendes,
Existen 9 posibilidades de no entenderse!!!

¿Te suena conocido?

La capacidad de escuchar, de transmitir ideas de manera efectiva, emplear el canal adecuado, encontrar el momento oportuno, avalar lo expuesto con datos concretos,…, son elementos fundamentales para comunicarse de forma efectiva. El desarrollo de este párrafo da para varias páginas. Tranquil@. Soy muy consciente de que la brevedad es otro elemento importante. Me centraré sobre todo en la primera cuestión: la capacidad de escuchar.

Escuchar es oír y, además, interpretar lo que percibimos de las palabras, el tono y los gestos. Y esta interpretación la realizamos desde nuestro mapa, es decir, desde nuestros valores, creencias y experiencias.

Pero atención, esto aplica a ambos sentidos de la comunicación. En una conversación, mi interlocutor, también interpreta mis palabras, mi tono y mis gestos, en este caso desde su mapa. Tomar conciencia de esta posible brecha comunicativa es fundamental para asegurarnos que lo que yo quiero transmitirle es realmente lo que el otro va a entender.

En una conversación con un posible decisor, mi objetivo es generar una huella en mi interlocutor que abra una puerta para que me considere para una posición. Es el momento de la verdad, es mi momento para asegurarme que soy valorado como eficaz y buen candidato para una organización.

Para lograr este impacto, es importante ayudar al otro a que nos siga y a facilitarle la escucha:
• Prepara tus mensajes. El qué y el cómo del Método MGC
• Adapta el lenguaje y el estilo a la persona que tienes delante
• Escucha para interpretar los mensajes explícitos y los mensajes implícitos del otro
• Verifica que lo que ha entendido es lo que tú realmente quieres transmitirle

Practica la escucha en todos los ámbitos, empieza por los más sencillos, te llevarás además sorpresas muy gratas como descubrir nuevas miras y nuevos puntos de vista. Haz músculo…, como si fueran tus abdominales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *