Firmas Invitadas

Historia de una reconversión y sobre cómo perder el miedo

Desde hace tiempo, varias personas me habían animado a que escribiese un post relatando como había empezado y cual había sido la génesis de mi “reconversión” digital, por si podía ser de ayuda y estímulo a personas que se encontrasen en la misma situación de “dificultades” como las que yo padecía. No es fácil resumir en unos pocos párrafos la intensa experiencia vital vivida en este año y medio, pero al menos vamos a intentarlo.

Todo empezó el 4 de Abril de 2013, como ex alumno del MBA del IESE y miembro de la agrupación de miembros, me apunte a unos talleres bajo el genérico titulo de “Talleres de Desarrollo Profesional” , que abarcaban varios temas relacionados con la planificación de carrera a largo plazo, el cambio de actividad, la generación de oportunidades de empleo, etc. La decisión de apuntarme fue inmediata debido a una serie de razones: llevaba desde el año 2008 en medio de la tormenta perfecta, en el peor sitio de largo de mi carrera profesional y a una edad donde ya pasamos a ser invisibles para los “Head Hunters”. Además estaba entre los ponentes Marta Gil Casares, buena amiga, ex compañera mía en KPMG Peat Marwick, y gran profesional en la tarea de ayudar a directivos a buscar su propio camino.

Tras finalizar las sesiones me quedo una cosa mas que clara, entendí que solo yo era responsable de mi situación actual y siendo dueño de mi propio destino estaba en mis manos diferenciarme y provocar el cambio. Así, al llegar a casa esa noche, fue como si en mi cabeza un puzle que llevaba muchos años, (demasiados diría yo) sin terminar, tomase forma y lo viese todo claro; podía salir del marasmo donde estaba, y para ello existían dos conceptos que hasta entonces me parecían presuntuosos y de “frikis”, la marca personal y la Web 2.0.

Al día siguiente empecé a investigar febrilmente en Internet y di con un libro que fue mi primer “guía burros”; “Branding Personal” de Erick Deckers y Kyle Laca, Es un libro de trabajo, de hacer cosas, pero que a mi personalmente me sirvió muchísimo para empezar un camino absolutamente desconocido para mi. Otros libros “de currar”, que leí posteriormente y que también me han ayudado enormemente son “Tu Modelo de Negocio” de Timothy Clark y Alexander Osterwalder y “Tu Eres Dios” de Ecequiel Barricart, que es uno de esos genios que uno tiene la suerte de conocer en esta vida y del que me enorgullece tener su amistad. También quiero destacar y mucho, los buenos consejos y el aliento que siempre he recibido de mi hermano Luis Huete con, entre otros muchos , un libro suyo también muy recomendable, “Construye tu Sueño”.

Desde el principio supe que tenia que hacerlo con mucha paciencia, con generosidad, con honestidad, humildad y sin “postureos”. Dando y no esperando recibir nada a cambio, escuchando, conversando, aprendiendo, siguiendo blogs y leyendo libros, ejerciendo el auto aprendizaje. De esta manera mientras iba haciendo muchos “amigos digitales” a los que siempre he intentado virtualizar, fui desarrollando el Blog sobre Gestión de Activos y Fondos de Inversión y la estrategia en redes sociales.

Conforme avanzaba y analizaba en profundidad la industria y conversaba en las redes sociales, fue cambiando mi visión sobre el mundo de la gestión de activos y del asesoramiento financiero. Cosas que antes me parecían normales y que no ponía en cuestión, empecé a darme cuenta que tenia que luchar contra ellas, que tenia que combatir un sistema que solo busca sus intereses, un sistema que tiene pavor a los cambios, porque teme perder su posición de privilegio, dominio y oligopolio.

Ha sido un camino de noches y madrugadas en vela aporreando el teclado, desbrozando en interminables filas y columnas de Excel marañas de datos, de envíos de emails con errores, con gráficos que no se veían, de pegarme con códigos HTML, de hacer y editar videos por primera vez en mi vida (hoy me ruborizo de ver mis primeros videos y el famoso trípode saltarín), de hacer un Master en Marketing Digital donde “casi” doblaba la edad al resto de mis compañeros. Ha sido un camino largo y de trabajo duro, pero enormemente divertido y enriquecedor y que a la postre me ha cambiado la vida.

Desde entonces todo lo que me ha pasado ha sido como “de novela”, he dejado el confort de una nomina en un sitio que me espantaba y que era la antítesis de los nuevos ideales que yo quería defender y me he dado de alta como autónomo y ahora estoy donde quiero estar, trabajo con quien quiero trabajar y hago lo que quiero hacer, y tal y como repito muy a menudo, “he perdido el miedo al futuro, y cuando uno pierde el miedo, uno es libre y cuando uno es libre, la vida cambia de manera maravillosa”

Con todo esto lo que quiero decir es que todos podemos hacerlo, tengas la edad que tengas, trabajes o no trabajes, esta en tus manos y solo en tus manos cambiar, decidir tu destino, cumplir tu sueño. No dejes que nada ni nadie decida por ti.

Escrito por Martín Huete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *